Libro destacado: El entretenimiento en TV: Guión y creación de formatos de humor en España.

El dedicarse, aunque sea a nivel aficionado, a la comedia genera un interés y curiosidad muy potente en ver cómo se desarrollan los formatos de comedia en todas sus manifestaciones (no sólo las actuaciones en directo), tanto por ver qué pasa o cómo funciona un programa de humor en TV o radio e incluso ver cosas que se pueden aplicar en nuestras actividades. Pues bien, “El entretenimiento en TV: Guión y creación de formatos de humor en España” es un elemento interesantísimo al respecto ya que ofrece una excepción al resto de libros que podemos encontrar sobre la materia: Está en español y, sobre todo, pone ejemplos de casos de éxito en España.

Así que para empezar, creo que estamos de acuerdo que muchos de nosotros, con conocimientos en inglés para entender un libro o un especial de Netflix sin problemas, sí que nos supone una descarga mental importante ver algo en nuestro idioma combinado con ejemplos de muchos programas que hemos seguido y nos han gustado durante años (en mi caso, antes de tener intención ninguna de hacer actividades relacionadas con el humor) y nos ayudan a entenderlos.

El entretenimiento en TV: Guión y creación de formatos de humor en España es un con sustancia (pasa de las 350 páginas) y que está dividido en una revisión del entretenimiento televisivo en general para posteriormente adentrarse en los formatos de humor existentes en la primera década de los 2000 en España. De hecho, se analizan programas con miembros del equipo creativo de los mismos como:

  • Formatos de Paramount Comedy: La Hora Chanante, Noche Sin Tregua, Nada que perder, Smonka, etc.
  • Infotainments como Noche Hache o Caiga Quién Caiga.
  • La curiosa adaptación de Camera Café.
  • Buenafuente y los Late Nights.
  • El Intermedio.
  • Homo Zapping.
  • El Club de la Comedia y la llegada del Stand-Up Comedy a España.
  • Los Guiñoles.
  • O el fenómeno vasco de “Vaya Semanita” que no fue lo suficientemente bien adaptado a la programación nacional.

El mismo, aunque viene firmado por Pedro Sangro y Alejandro Salgado, es en realidad una obra bastante coral que cuenta con colaboraciones de personajes mediáticos, como el prólogo de José Miguel Contreras (Globomedia) y epílogo de Andreu Buenafuente o el repaso de los inicios del Club de la Comedia en España realizado por Arturo González Campos combiandos con capítulos redactados por especialistas de la materia: David Muñoz, Joan Grau, Santiago Aguilar, etc.

Lo más bueno:

  • Análisis desde dentro de formatos televisivos de éxito, algunos incluso hoy día todavía en activo.
  • Gran cantidad de referencias para ampliar información.

Lo menos bueno:

  • Hoy día, el gran problema de los libros físicos es que envejecen rápido. Al ser de 2008, lógicamente apenas se presta atención a fenómenos como Youtube o no entran formatos como HBO, Netflix, etc. Una actualización del mismo resultaría espectacular.

Libro: El entretenimiento en TV: Guión y creación de formatos de humor en España (Kaplan)

Síguenos y comenta!!!

Los orígenes del Roast Battle

Tal vez el Roast Battle no sea exactamente el producto de moda en la comedia española en estos momentos (al final sigue teniendo un protagonismo secundario), pero sí la novedad en el mercado y, sobre todo, uno de los principales temas de conversación entre aficionados al stand-up o incluso los propios cómicos. Tanto en modo competición (con las versiones más famosas de Jeff Ross en USA y Jimmy Carr en Reino Unido), como en modo “homenaje” a una persona (en España los especiales del Gran Wyoming, Santiago Segura o  José Mota, básicamente humoristas, mientras que en USA se ha tirado por celebrities en general como David Hasselhoff, Charlie Sheen, Pamela Anderson, Donald Trump – antes de ser presidente – o Justin Bieber) como incluso en una versión a medio camino entre ambos formatos, tal y como se ha hecho en España para Comedy Central, sin duda, esta especie de “pelea de gallos” de rap a base de chistes gusta.

Actualmente ya encontramos Roast Battles en modo show en vivo tanto en Madrid como en Barcelona y desde este abril en Palma de Mallorca (ya os contaré cosas en unos días), pero los orígenes de la Roast Comedy van algo más allá:

NEW YORK FRIARS CLUB ROASTS:

El New York Friars Club (LINK A SU WEB) es una especie de hermandad o club todavía en activo y ya con más de un siglo de existencia. El mismo, ubicado actualmente en un edificio bastante cercano a la zona sur de Central Park y apenas a unos metros de la Trump Tower o de la mítica Tiffany’s, contaba básicamente con famosos, ricos y artistas de Broadway como parte de la misma y que actualmente cuenta hasta con un festival de cine cómico.

A mitad del siglo pasado tienen la iniciativa de homenajear anualmente a alguno de sus miembros, pero de una forma bastante pintoresca: El miembro, digamos, honrado cada año, era “asado” (traducción literaria de “roast” que le hace perder bastante empaque, dicho sea de paso. En español también podemos encontrar el término “brindis cómico”) por parte del resto recibiendo frases ingeniosas que se metían con aspectos reales de su vida, costumbres, manías, etc.  En 1949 se hace el primer experimento con el francés Maurice Chevalier y ya en 1950, los dos primeros roastees fueron cómicos muy destacados de la época: Sam Levenson (curiosamente profesor de español antes de dedicarse a la comedia) y Joe E. Lewis.

Los Roasts se convierten en un evento del que todo el mundo habla pero muy poca gente puede ver. Al menos hasta finales de los 60, cuando la NBC empieza a emitir por televisión los mismos. Entre 1998 y 2002 Comedy Central hace un contrato de 5 años con el Friars Club y retransmite estos roasts a modo de 1 por año (Drew Carey – showman que hasta se atrevió a aparecer en la WWe -, Jerry Stiller, Rob Reiner, Hugh Hefner – sí, el de Playboy – y el mítico Chevy Chase por este orden). Al finalizar el mismo, la cadena opta por crear sus propios roasts con una periodicidad similar (no regular) con famosos que no tienen por qué ser cómicos, de ahí los nombres que os hemos citado antes, siendo el más reciente el de Bruce Willis.

Si queréis saber más sobre el mismo, existe un libro recopilatorio de los mejores chistes “Friar’s Club Encyclopedy of Jokes”; un documental titulado “Let Me In, I Hear Laughter: A Salute to the Friars Club” del año 2000  escrito y dirigido por Dean Ward que da una visión de este fenómeno originalmente tan elitista y underground a la vez. Os dejamos algunos de los nombres de famosos roasteados más populares o sobre los que podemos encontrar vídeos online disponibles con cierta facilidad:

  • 1952: Rocky Marciano
  • 1955: Humphrey Bogart (LINK A AUDIO EN YOUTUBE).
  • 1962: Johnny Carson (Que nos dará pie para hablar de Groucho Marx)
  • 1963: Jack Benny (LINK A VÍDEO)
  • 1964: Nat King Cole y Sammy Davis Jr.
  • 1971: Jerry Lewis, que repitió en 1986 y 2006.
  • 1973: Dean Martin (LINK A VÍDEO).
  • 1989: Bruce Willis
  • 1991: Richard Prior (LINK A VÍDEO).
  • 2010: Quentin Tarantino

Y oye, viendo la que está cayendo últimamente en España con la comedia y los límites del humor, podrás pensar “vaya diferencia con Estados Unidos, ahí van a saco y nadie se lo toma a mal y no hay movidas de este tipo”. Pues no, incluso en los Roasts, donde se supone que no deberían haber límites sí ha habido problemas. Fue en el año 1993, cuando la homenajeada del Friars Club era una de las actrices del momento, Whoopie Goldberg. Pues bien, el MC del mismo fue Ted Danson (el de Cheers, para los que somos catetos en esta materia) con el que la propia actriz tuvo una relación de pareja. Pues bien, Ted tuvo la “genial” idea de aparecer pintado de negro y repetir hasta 12 veces la palabra “nigga” (término despectivo hacia los negros). De hecho, si eres aficionado a la comedia conocerás el tabú sobre el término e incluso como gente como Louie CK han hecho referencia en sus rutinas de stand-up.

Por cierto, yo también he buscado ese momento y creo que ha sido eliminado de todas las vías de distribución más o menos públicas.

GROUCHO MARX COMO REFERENTE DE LOS CHISTES DE ROAST COMEDY

En Estados Unidos han salido auténticos especialistas en el Insult Joke, base sobre la cual se desarrollan los chistes de las Roast Battles. Gente como el antes citado Jeff Ross, Lisa Lampanelli, Don Rickles (fallecido en 2017), Robert Smigel (que le vamos a hacer un pequeño homenaje para cerrar el post) o uno de los top en la comedia USA de los 80s: Andrew Dice Clay. Pero vamos a ir un tanto más atrás.

Mientras que a autores como Shakespeare son referenciados por algunos textos o segmentos satíricos y con bastante mala uva, creo que el primer maestro del Roast Joke mundialmente conocido es Groucho Marx. Esta facilidad para el humor faltón a costa de insultar al prójimo o así mismo fue uno de los sellos marca de la casa del mayor de los Hermanos Marx. Incluso aunque no seas un fanático de la comedia, seguro que habrás oído hablar de frases como “no mire ahora, pero en esta habitación sobra alguien… y me parece que es usted”; “cariño ¿En qué cárcel me dijiste que te enseñaron a preparar esta sopa?”; “he disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso”; “jamás olvido una cara, pero en su caso estaré encantado de hacer una excepción” o “nunca pertenecería a un club que admitiera como miembro a alguien como yo” (VÍDEO DEL MOMENTO EN EL QUE ENUNCIA ESTA FRASE) que iba precisamente dedicado a su renuncia al Friars Club. Y mejor ya paro. Muchas de ellas son utilizadas hoy día casi a modo de refranes y han generado una gran cantidad de momentos míticos en sus películas. Ahí van unas cuantas en versión original.

 

En el siguiente vídeo vemos a Groucho Marx, ya setentón y con un aspecto que a mi me ha recordado curiosamente a Tip (Sánchez Polack), fue uno de los padrinos y colaboradores puntuales en el Late Night por excelencia: El Tonight Show de Johnny Carson (que duró nada menos que 30 años en antena). Pues bien, el icónico humorista aparece en un evento homenaje al presentador del Friar Roast de 1962 y se marca 5 minutos de discurso a los que tal vez hoy día podemos estar más o menos acostumbrados, pero que en su momento fueron todo un acontecimiento (ahí creo que es importante poner las cosas en contexto).

Este tipo de apariciones de Groucho fueron habituales en sus últimos años de vida, aquí tenéis otro vídeo en el que es entrevistado por el que en aquel momento era uno de los cómicos de moda (1973): Bill Cosby. En el vídeo suelta alguna que otra respuesta antológica a las preguntas de Bill (quiero pensar que pactadas), como su opinión sobre el propio Cosby o la creencia en la muerte antes de la muerte (mejor echadle un ojo al vídeo).

Para cerrar la tanda de vídeos no sobre Roast Battles, pero sí sobre el humor basado en el insulto ingenioso me he guardado un vídeo de “Triumph, the Insult Dog”: Una especie de reportero del programa de Conan o’Brien que fue el primer vídeo que me llegó por Youtube y que se convirtió en viral antes de existir los vídeos virales con su visita al estreno del “Ataque de los Clones” de la saga Star Wars, nido de frikis, dicho sea de paso, fácilmente insultables. Creo que vale la pena dedicarle 10 minutos.

Síguenos y comenta!!!

Orígenes del Stand-Up. ¿De dónde sale esto de los monólogos?

Y ya directamente podemos irnos a los inicios anglosajones. En España el mismo merece capítulo aparte dado que es un hecho, a excepción de casos sueltos como los de Gila, Pepe Rubianes o incluso Andrés Pajares o Emilio Aragón (la primera aplicación de stand-up de manual que he encontrado en España), casos que ya hemos tratado en el blog (LINK),  relativamente tardío. Así que, ¿de dónde sale esto de los monólogos?.

Ya de salida, pedir disculpas al que esté metido en el mundillo y quiera evadir el término “monólogo” aplicando stand-up como especialidad. Pero así nos entenderá mucha más gente profana. Al fin y al cabo, vivimos actualmente un momento, al menos a modo de opinión personal, en el que se está empezando a ver venir el “big bang” de la comedia en este formato en nuestro país, con un formato que aquí lleva funcionando unas décadas y que en USA está relativamente cerca de cumplir… Dos siglos. Así que al lío.

El origen de la comedia stand-up (que no el término “stand-up”, que apunta a utilizarse de forma muy posterior, ya entrada la segunda mitad de siglo XX) ha sido objeto de estudio incluso a nivel científico (Double, 2014 & 2017) y todo apunta a que nació como solución a los intermedios excesivamente largos que se llegaban a producir en otros shows más relacionados con el vodevil, la forma principal de entretenimiento en la época pre y post-Guerra Civil Estadounidense. Cuando entre número y número debía haber un cambio de escenografía, instrumentos o incluso ropa, se optó por buscar la forma más simple de entretener al público en una línea coherente al resto del show: Una persona sólo con un micrófono y a contar historias divertidas o directamente chistes. Vamos, que si la sencillez escenográfica del stand-up es uno de los motivos por los cuales el mismo es programado con bastante asiduidad (no nos engañemos), también es motivo ni más ni menos de su origen.

Dichos interludios comenzaron a gozar de gran popularidad y copar más protagonismo del esperado. Incluso, algunos autores de la época prestaron atención al mismo y empezaron a escribir piezas que hoy día se pueden considerar los antepasados del texto stand-up actual, destacando por ejemplo Mark Twain (Tom Sawyer, Huckleberry Finn, El Príncipe y el Mendigo, etc), que desarrolló rutinas durante casi una década (Lee, 2006) y especialmente Artemus Ward (de nombre real Charles Farrar Browne), considerado para muchos el primer comediante en la especialidad.

El stand-up y su cotidianidad (Boskin, 2000) encajaba muy bien con las temáticas del burlesque de la época (pastelazos en la cara pre-slapstick, la persecución femenina, la esclavitud, los problemas de dinero, suegras, mujeres-machismo o incluso el desafío a la autoridad y el humor sexual o “verde”, que en ese caso era denominado “azul”). De hecho, otras fuentes ubican un tanto más adelante (1880 a 1890) la irrupción de comediantes como Charlie Case creando un contenido mucho más cercano a la parodia y la sátira, desarrollando un estilo de comedia ya con mucha similitud al actual. Posteriormente, en la década de los 20s y 30s empiezan a proliferar de forma bastante más habitual comediantes, destacando nombres como los de Frank Fay, Will Rogers (que llegó a convertirse en la estrella mejor pagada de Hollywood) o el universalmente conocido Bob Hope. Y, a partir de ahí, todos los nombres que conocemos y que han acabado llenando auditorios y pabellones como el Madison Square Garden: Lenny Bruce, Andy Kaufman, Bill Cosby, Richard Pryor, Steve Martin… Hasta los actuales.

REFERENCIAS:

  • Boskin, J. (Ed.). (1997). The humor prism in 20th-century America. Wayne State University Press.
  • Double, Oliver (2014), Getting the Joke: The Inner Workings of Stand-Up Comedy, London & New York: Bloomsbury.
  • Double, O. (2017). The origin of the term ‘stand-up comedy’. Comedy Studies8(1), 106-109.
  • Lee, J. Y. (2006). Mark Twain as a Stand-up Comedian. The Mark Twain Annual, (4), 3-23.

Biografías:

https://es.wikipedia.org/wiki/Frank_Fay

https://es.wikipedia.org/wiki/Will_Rogers

Síguenos y comenta!!!

The Serious Guide to Joke Writing

“The Serious Guide to Joke Writing” es un libro publicado en 2010 por Sally Holloway, mujer con un bagaje importante a sus espaldas en la formación de guionistas y cómicos y que nos presentá una especie de guía de ejercicios para desarrollar chistes, basadas principalmente en juegos de palabras, dobles significados y técnicas más elementales de comedia.

Los capítulos combinan precisamente eso: Técnicas básicas de escritura de chistes con ejercicios prácticos en cada punto y, a modo de feedback (tal vez uno de los puntos diferenciales respecto a otros libros) ejemplos propios de dichos ejercicios desarrollados por sus alumnos. Algunas técnicas de escritura relacionadas son:

  • Redefinición de palabras. Búsqueda de las mismas.
  • Juegos de palabras.
  • Redes o nubes de ideas y términos.
  • Listados y dobles redes.
  • Escribir chistes a partir de noticias.
  • Escribir como estado de consciencia.
  • La inquisición surrealista.
  • Personalización de los chistes.

Recomendado para: Coger ritmo de escritura, tanto si te cuesta crear textos para stand-up como si quieres realizar algún tipo de guión o contenido con cierta regularidad, como guiones de radio, televisión o cualquier contenido de actualidad.

¿Por dónde creo que cojea?: En realidad se quedaría corto sin pensamos que la única herramienta para hacer comedia (stand-up o en la manifestación que sea) se base sólo en hacer una acumulación de chistes. Es decir, este libro no sirve para crear historias y menos todavía para trabajar, por ejemplo, el punto de vista.

El libro: Serious Guide to Joke Writing: How to Say Something Funny about Anything

Síguenos y comenta!!!

Me parto con la radio. Programa de esta semana.

Este domingo hemos tenido una nueva edición de “Me parto con la radio” en RAC FM Mallorca (89.2 FM). En la primera hora estuvimos conversando con Joan Guasp y Aitor Pérez de Scenarium Teatre comentando diferentes aspectos tanto de sus carreras artísticas, así como de la iniciativa de crear un espacio creativo y cultural en la zona del Pont d’Inca e incluso de la situación actual de las artes escénicas en Mallorca y en general.

En la segunda hora, Toni Bauzá y un servidor nos sumergimos una semana más en las secciones habituales: Crónica Política con duelo de gambazos y empate técnico entre VOX y Podemos; las Movidas Tochas de la semana e incluso pequeños homenajes a Pepe Rubianes (que todos los que hagamos se quedarán cortos) e incluso a un manifiesto en directo de Juan Y Medio, que esta semana acabó no decimos hasta donde de límites del humor, indignación y comentarios del público en Redes Sociales.

Síguenos y comenta!!!

El desarrollo de canciones cómicas en shows de comedia.

La canción cómica consiste en desarrollar una estructura de sketch dentro de una canción, ya sea original o versionada. Es un recurso bastante utilizado en programas de televisión y en comediantes de forma ya más específica como parte de dinamización (como por ejemplo podemos sin salir de España ver en espectáculos de Luis Álvaro[1] o Marcos Mas[2]) o eje del show (Ver: Especial en Netflix Adam Sandler o cualquiera de las películas de los Monty Python) e incluso gente que se ha dedicado exclusivamente a la canción cómica (desde niño siempre me llamaron la atención algunos temas de Weird Al Yankovic[3]) consiguiendo viralizar alguna de ellas como el rant del Canon de Pachelbel de Rob Paravonian[4].

Según la web Gold Comedy[5], encontramos cinco formatos de canción que suelen funcionar con bastante éxito: Parodias, desarrollo de una historia, desarrollo de un personaje, canciones sobre un hecho inapropiado (como una canción de amor hacia una desviación sexual, cuidado aquí con los límites del humor) o sobre algo que nos moleste o cabree (lo que en inglés se conoce como “rant”).

A partir de ahí, tenemos que buscar sobre qué va la misma (lo que vendría a ser la temática del sketch) bajo el “¿Qué pasaría sí?” tan habitual y, a partir de ahí, definir esta premisa, ya sea en la introducción hablada o en la primera estrofa.

  • El protagonista debe ser la persona que tiene el punto de vista. Si piensas en muchos programas de sátira política, las canciones suelen ser historias desarrolladas a partir de hechos protagonizados y cantados por los propios políticos.
  • Buscar un motivo por el cual se presenta la canción.
  • El título debería ser lo más esclarecedor posible sobre la idea que vamos a desarrollar. Incluso dicha idea o concepto en el desarrollo del sketch musical conviene que vaya incorporada en el estribillo o en algún punto estratégico de la estructura de la canción, como puede ser la primera línea de cada verso, a modo de repetición (ya sabemos que la repetición de un concepto absurdo puede ser un gran generador de comedia si está bien explotado).

Podríamos establecer una especie de esquema o ficha de la canción contemplando todos los elementos que hemos citado y, a partir de ahí, trabajar con ella. Sí que resulta interesante (como cualquier sketch) partir precisamente de la situación-premisa y del punto de vista como lo realmente divertido. Muchas veces he intentado generar situaciones (bloques de stand-up o sketches) a partir de un chiste que me ha gustado mucho y, en este caso, están abocados casi siempre al fracaso, al menos como historia.

Y una vez tenemos todo esto, generamos la estructura de la misma:

  • Si no eres un experto musical, opta por versionear canciones conocidas. Y si cantas igual de mal que yo en ciertos tonos, cántalo mal a propósito u opta por el rap, que es un estilo que no necesita de una gran entonación.
  • Respeta la métrica y la estructura de rimas (AABB, ABAB, ABCB, ABCC, etc) igual que se haría en una canción normal. Eso sí, en las rimas, la imperfección es un elemento cómico que suele funcionar bastante. Por “imperfección” me refiero al hecho de forzar una palabra que realmente no rima con la que corresponde para que lo haga (vamos, forzar una rima mal hecha).
  • Ten un diccionario de sinónimos a mano. A fecha de hoy, una ventana en el navegador del ordenador o móvil abierta a tal efecto. Basícamente porque una vez escritos los chistes, una de las cosas más complicadas al pasarlo a canción es encajar métrica y rimas.
  • Utiliza las estrofas de la canción para desarrollar chistes sobre el concepto de la misma y el estribillo, tal y como hemos dicho, para recordar la premisa de la canción.
  • Aprovecha la misma en momentos puntuales (preferentemente especificándolo antes y/o sólo en el estribillo o hacia el final, más que nada para que el público no se venga muy arriba y acabe heckleando), la interactuación del público.
  • Puedes finalizar la misma buscando un chiste que sea un segundo punto de giro. En el especial de Adam Sandler antes citado se explota durante toda una canción la peste que echa un coche de Über para finalizar con un giro destacando que en realidad el que se había cagado era el propio Adam Sandler.

El libro “How to write funny lyrics” de Michael Pollock[6], director de comedia musical nada menos que en Second City, te puede servir para ampliar todo lo que te comentamos aquí en caso de querer desarrollar temas cómicos con base musical.

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Luis_%C3%81lvaro

[2] https://elterrat.com/tag/marcos-mas/

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/%22Weird_Al%22_Yankovic

[4] https://www.youtube.com/watch?v=ybe4P9fbeqA

[5] http://www.goldcomedy.com/resources/5-kinds-funny-songs-write/

[6] How to Write Funny Lyrics: The Comedy Songwriting Manual

Síguenos y comenta!!!

RAC FM Mallorca: El sorprendente caso de Hiroo Onoda.

Los domingos en el programa de RAC FM Mallorca “Me parto con la radio” combinamos diferentes secciones. En la última edición decidimos hacer un homenaje a uno de los héroes (del bando perdedor, eso sí) de la II Guerra Mundial: Hiroo Onoda.

Ya en los últimos meses (invierno de 1944), el ejército nipón decide mandar a Hiroo a hacer guerra de guerrillas por la jungla filipina, básicamente intentar sabotear la llegada de los aviones de Estados Unidos a la isla. Y pasó lo que os contamos en este vídeo.

MÁS AUDIOS DE “ME PARTO CON LA RADIO”: LINK

Síguenos y comenta!!!

Éxito de las Comedy Nights con David Rodri.

Este pasado sábado tuvimos el estreno de las “Comedy Nights” en nuevo emplazamiento: La Cafetería Carpe Diem de la Calle Honderos. El invitado de esta ocasión fue nada menos que David Rodri, uno de los cómicos más conocidos y queridos dentro del circuito de Open Mics en Madrid en los últimos años y siendo presentado por Juma Fernández y un servidor, Santi Liébana.

Por suerte, en esta ocasión pudimos colgar el lleno (se nota que se va acabando el invierno) con un público muy participativo, para que luego digan que los mallorquines somos sosos.

El próximo 27 de abril tendremos a Mikel Bermejo, cómico y guionista tanto de shows de stand-up como de diferentes programas de radio y televisión, actualmente en Euskal Telebista. Ya podéis reservas mesa por los medios habituales (whatsapp al 605.45.42.15 o mail a santicomico@gmail.com). Agradecer tanto a Rodri como a la gente de Carpe Diem el trabajo realizado estos días para el perfecto funcionamiento del show.

Síguenos y comenta!!!

Stand Up Put Downs, el libro sobre hecklers.

Rufus Hound es un cómico británico nacido en 1979 que incluso os puede sonar por sus intervenciones en series como el remake de Doctor Who, así como diferentes programas de radio y televisión en UK o incluso un especial de stand-up en DVD (sí, todavía en DVD) bajo el título de “Being Rude” (Ver aquí).

Bajo el título de “Stand Up. Put Downs” se ofrece una guía rápida con diferentes formas o ejemplos de chiste más conocidos para fulminar a los heckerls. ¿Qué es un heckler? Pues básicamente es la persona del público que empieza a interrumpir un show de comedia, ya sea con voces o con cualquier otro tipo de actitud o expresión. El propio manual habla de los diferentes tipos de hecklers que podemos encontrar en un espectáculo, sus motivaciones e incluso una serie de herramientas prácticas para trabajar con ellos más allá de los propios chistes.

Aparte de citar unos cuantos chistes, creo bastante interesante comentar antes ciertas pautas que he encontrado importantes. Y es que muchas veces sabemos de los “put downs” (chistes rápidos sobre el propio heckler para “enterrarlo”) y queremos ponerlos en práctica cuando en ocasiones no es necesario o incluso nos dan un resultado peor que mantener el propio terrorista de comedia.

¿Qué cosas debo tener en cuenta con el heckler?

1- ¿Es necesario ir a por él o incluso parar la dinámica del show? Hay que saber diferenciar entre gente que hablar porque se acaba de incorporar al show (muy habitual al principio de bolos en restaurantes o bares) de la persona que interrumpe constantemente con sus comentarios o gestos. Es más, recomendamos no buscar una interactuación con el heckler si no se convierte realmente en un condicionante o desviación de la atención seria. A veces, simplemente con no darle conversación cuando comentan algo en voz alta, ya es suficiente. Como se dice por ahí: Don’t feed the troll (nunca alimentes al troll).

2- Localizar y diferenciar el tipo de heckler. Hay hecklers incluso bien intencionados (aunque errados en la ejecución). Que incluso creen que interactuando forman parte y mejoran el show y no entienden que esa interactuación fuera del momento en el que la necesite el cómico es más un estorbo que una ayuda. Otra cosa es cuando ya hablamos de borrachos o gente que se ha indignado mucho porque se ha tomado en serio algún chiste o parte del set y se convierte en un incordio constante.

3- No darle nunca el micrófono ni el dominio del show. Las intervenciones tienen que ser cortas y, salvo excepciones muy puntuales, cualquier tipo de conversación larga con un heckler no nos va ayudar nada. Darle el micro puede ser una forma fantástica… De que acabe el espectáculo antes de hora.

4- Piensa que en el fondo nunca sabemos cuándo va a parar. Lo dicho, podemos ver vídeos de “put downs” míticos o los que creemos a partir de leer el libro, pero no hay que engañarse a nosotros mismos: Muchas veces puede pasar que ese chiste, por mucho punch que tenga, igual lo que provoca es una respuesta más grave por parte del heckler.

5- Hay que responder rápido. Piensa que el texto lo llevamos ensayado chiste por chiste (bueno, deberíamos) y que el responder a un heckler responde de algunos aspectos aleatorios o individuales que debemos crear en apenas un par de segundos. Un recurso muy utilizado es hacer un par de preguntas a la persona (como por ejemplo su nombre) para hacer un vistazo rápido a características del propio individuo o incluso a nuestra propia galería de chistes preparados para estos casos.

¿Puedo tener mi propio batería de chistes anti-hecklers preparada? Pues personalmente más que poder, deberíamos. Insisto, eso sí, en que tampoco debería ser un recurso del que debamos tirar así como así y porque nos vengamos arriba, más que nada porque hay un riesgo grande de, en caso de precipitarnos, que nos salga el tiro por la culata. Normalmente creo que el punto en el que tiene que recibir un heckler es cuando el público se empieza a cansar del mismo. Básicamente porque de esta manera, a poco que nuestro put-down sea ingenioso, claro o directo, van a estar de nuestro lado. En caso contrario, podemos tener las de perder.

Algunos put-downs famosos recogidos en el libro:

  • “Está muy bien que hayas donado tu cerebro a la ciencia, pero deberías haber esperado a morir primero”. Arthur Smith
  • “Puede alguien ponerle algo en la boca antes que yo. Es que para lo que yo quiero, primero tendría que cagar”. Rufus Hound
  • “Ay, recuerdo cuando tomé mi primera cerveza”. Steve Martin sobre un heckler borracho.
  • “Bollera (heckler)”. “Sí. Soy lesbiana. El próximo cómico es negro, se lo vas a recordar también?”. Rhona Cameron
  • “Lo siento. No te entiendo. No hablo idioma orco”. Brendan Dodds.

E incluso algunas respuestas más trabajadas sobre el propio heckler

¿A qué te dedicas?

Soy carpintero

Ostia, pues justo estaba ahora pensando “ojalá tuviera un martillo”.

Howie Mandel

El libro: Stand-Up Put-Downs

Síguenos y comenta!!!