Dave Chappelle, “The age of spin”.

Tercer especial (en realidad el primero en subirse) del lote de 60 millones de dólares que se marcó Netflix y el cual me ha hecho tomar una decisión: Vamos a retomar el último que nos queda dentro de unos días para poder desintoxicar el estilo del nigga. Y no digo que no me guste, pero me siento como si llevase una semana sólo comiendo croquetas, que también me gustan mucho.

“The Age of Spin” cronológicamente es el segundo de la lista y fue grabado en marzo de 2016 en Hollywood con el estilo y las temáticas que se repiten una vez más: Historias o bloques relativamente cortos (muy bien tirados), temas polémicos que incluso le meten en polémicas (machismo, homofobia, etc) y sin escaparse de las historias más complicadas del momento o de su vida (desde actuar fumado a las historias de Manny Pacquiao) y el mismo ritmo tan característico (y sí, muy bien ejecutado) de no saturar de chistes las historias ni el set completo, dedicando momentos estratégicos a tomar un tono mucho más serio para luego convertirlo en un remate o giro. Existen un par de historias más que me han gustado especialmente, pero que no voy a revelar porque sólo con describirlas creo que me cargaría bastante las mismas.

Obviamente doy por obvio que las sensaciones pueden ser muy diferentes entre los que lo habéis visto, como yo, empezando la casa por el tejado (y que, por lo tanto, no voy a tener ataques de nostalgia, por poner un ejemplo) y los que habéis desmenuzado lo más conocido del de Washington en vídeo: Desde las temporadas del Chappelle Show hasta el Killin’ them softly de HBO. Lógicamente ha pasado una década y, además, de ver como ha ganado peso y ha perdido el aspecto de chaval que sale haciendo de extra en un capítulo del Príncipe de Bel-Air, también se ha vuelto algo más pausado y tranquilo.

Así que creo que no voy a hacer más descripciones de especiales y voy a intentar desviarme un poco más a los puntos que he visto interesantes para aplicar en otras movidas varias:

Puntos de utilidad para un cómico:

  • De nuevo puntos de vista bastante interesantes (para el cómico, que a más de uno no le gustarán) para tratar de forma cómica movidas tan bestias como la de Bill Cosby.
  • Una especia de running gag o elemento para hilvanar el especial entero basado en las cuatro veces en las que se ha encontrado con OJ Simpson.
  • Tiene una curiosa forma de reírse de sus propios chistes diferente a la que hacen otros muchos cómicos. Vamos, completamente antagonista de la de Jimmy Carr, por ejemplo. La risa de Dave es silenciosa, un poco como si dijera “vaya chorradón acabo de soltar” y con un ruido-golpe de micro o en su propio cuerpo o en el taburete (algunas veces incluso tirándolo).
  • Punto interesante con el tema de hacer la comedia personal: Puede insertar bloques añadiendo elementos de cosas que le pasan por ser famoso (cosa que obviamente no podía hacer antes) o introduciendo anécdotas vividas con su hijo.
  • Comentamos en el primero de los posts lo de “mejor ser interesante que ser gracioso” y ya dije que claro, eso te puede salir bien siempre y cuando seas Chappelle. Me he tragado casi 5 horas del mismo durante esta semana entre 3 de los especiales de Netflix y material antiguo y me reafirmo completamente en esto.

Para acabar os adjunto por aquí un artículo que hace una descripción del estilo de comedia de Dave Chappelle (tal y como pasa con casi todas estas cosas, en inglés): LINK.

Valoraciones:

IMDB: 8/10

FilmAffinity: 7,1/10

 

Síguenos y comenta!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *