Dada la polémica sobre las fotos de Juan Carlos Monedero cenando en un restaurante de lujo, hemos creado esta receta para que puedas hacer una versión de la paella, plato español universal, a tus características personales en caso de ser bolivariano, rojo o bolchevique, para así ajustarnos a las consignas de la derecha.

La paella muestra la supremacía de la receta patria frente a un producto comunista, el arroz chino.

INGREDIENTES

  • 400 gramos de arroz comprado con una paguita.
  •  500 gramos de rata chepuda que no ha votado nadie.
  • Vegetales típicos venezolanos.
  • 1 Constitución Española del 36, digo, del 78.
  •  1½ litros de agua. Nada de caldo.

 Pasos a seguir para hacer esta receta:

Entra a okupar una casa que tenga paellera y fogones.

Coge una rata chepuda que no ha votado nadie y mátala. Sí. Tú. No te hagas el loco, que los republicanos también matasteis. Resécala cara al sol, para luego poder trocearla y limpiarla, que también es apestosa.

Una vez limpiada la rata chepuda, deberás acoger en tu casa a dos inmigrantes, ya que los quieres tanto.

Pon a dorar la rata en medio de la paella. Ni derecha ni izquierda, sentido común. La pondrás sin aceite, que es un producto español, no como tú y que denota lujo. Como estemos 5 años más con los rojos, vamos a acabar rebozando las croquetas en vinagre.

Mientras estás dorando la rata, coge la constitución del treinta y… setenta y ocho y lee todos los artículos en los que nombra la soberanía del rey.

Ahora añade cualquier tipo de vegetal de origen venezolano, como mangos, plátanos o coco. ¿Qué son frutas y no pegan con una paella? Disfrutad de lo votado. Remueve oscilando aleatoriamente de izquierda a derecha buscando el calor. Si no lo tienes claro, fíjate en Ciudadanos.

Es importante que todos los vegetales estén en mal estado para recalcar el nido de pobreza que resulta ser el comunismo. Además, las piezas tienen que estar cortadas a navaja, como hacía del Che Guevara, que tanto os gusta.

Ahora ve agregando el caldo comunista. Agua sóla. Y espera que se vaya consumiendo en unos minutos, como el gobierno de Pedro Sánchez. En todo caso, puedes hacer un caldo hirviendo a los inmigrantes que has acogido antes y así nos haces un favor a todos.

Añade por último el arroz procedente de tu paguita. En esta variante del arroz es importante no hacer socarrat, porque los rojos empezáis quemando una paella, os venís arriba, y acabáis quemando iglesias.

Una vez cocido, procede a comerlo con las manos sentado en una piedra. En el transcurso de la ingesta, deberás hacer una foto con tu móvil, mejor si es iphone, para subirla a redes sociales y así demostrar tu hipocresía.

Síguenos y comenta!!!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *