Pues siendo completamente sinceros, el especial de Colin Quinn de no haber sido por el chivatazo de mi compañero Tolo Sansó (principal filtro que tengo a la hora de ver contenido anglosajón), lo hubiera pasado por alto. Sin embargo, este “Red State, Blue State”  ha resultado ser una hora bastante apañada y con algunos toques curiosos. El cómico y actor tuvo sus años de máxima popularidad en la segunda mitad de los 90 como miembro fijo del staff de Saturday Night Live, aunque luego se ha mantenido con dignidad tanto con un show propio “Tough Crowd with Colin Quinn” (programa que gustó bastante en su día y que contaba con otros cómicos como el fallecido Greg Giraldo) así como en apariciones en cine, televisión y como guionista, además de diferentes especiales que podemos encontrar tanto en HBO como en Netflix.

El mismo tiene una estética muy diferente en la disposición tanto del cómico como del público. Colin con micro de corbata (bastante poco habitual en USA) y con una disposición circular del respetable, lo que, unido al discurso sobre el que trama el show, le da a veces más aspecto de una de estas charlas patrocinadas por el Banco Sabadell (espacio NO patrocinado) a los especiales de stand-up a los que estamos acostumbrados. Los primeros minutos igual son un tanto dispersos (y poco prometedores) para el público no estadounidense, aunque hay que reconocer que luego es perfectamente comprensible para los que vivimos lejos de ahí.

La hora básicamente se basa en reírse de muchos de los aspectos que caracterizan las supuesta grandeza de los Estados Unidos (algo que en cierto modo puede recordar como premisa e incluso punto de vista al show de Judah Friedlander, aunque estamos hablando de dos formas y desarrollos completamente diferentes) así como de las dos ideologías imperantes en el país desde tiempos inmemoriales: Demócratas y Republicanos. ¿Os imagináis que se hiciera un show así en este país?

PUNTOS DE INTERÉS PARA EL CÓMICO:

  • Uso completo y absoluto de la ironía para hablar tanto de la evolución de la sociedad en general (por ejemplo, con las Redes Sociales) como también de los Estados Unidos. Aspecto que puede llamar la atención a más de uno que piensa que la crítica hacia el patriotismo de la venda en los ojos es algo más propio del rojo español o similar.
  • El final hablando sobre el mapa de los estados con chistes a partir de tópicos, costumbres o características de ellos. ¿Os imagináis la que se liaría en España si te pones a hacer chistes ahora mismo sitio por sitio?

VALORACIÓN IMDB: 8,2/10. Por cierto, me ha dado por curiosear la estadística de valoraciones por géneros y edades y es de destacar el éxito que ha tenido el mismo entre mayores de 45 años y la reacción bastante más moderada entre jóvenes. Efectivamente, la comedia tiene casi tantos públicos como colores para meterla toda en el mismo saco.

Creo que para cerrar el post, nada mejor que incluir uno de los programas de “Tough Croud” completos 🙂

Síguenos y comenta!!!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *