“A mi no me callan” de Pepe Rubianes.

Hace apenas unos días hablábamos de uno de “Después de despedirme” (LINK), libro que mostraba una vertiente más conocida del cómico y hoy le toca el turno a uno mucho más reciente (apenas lleva unas semanas en la calle), pero basado en aspectos más autobiográficos y profesionales. De hecho, aquí tal vez viene el primer detalle que me gustaría destacar: Si no has leído ninguno de los dos, tal vez sea más interesante empezar por el que vamos a tratar hoy que el anterior, por cierto, ambos publicados por Alrevés Editorial.

En las más de 200 páginas del libro se habla (dividido en tres capítulos) desde los orígenes de Rubianes, familia de marineros gallegos, su mudanza al barrio de la Barceloneta o sus inicios en el teatro amateur mientras su futuro parecía destinado a colocarle como profesor de Filosofía . Todo ello prologado por Andreu Buenafuente y, a modo de epílogo, con las transcripciones de varios monólogos suyos (yo conocía el de “El público” y algunos de los que ni tenía referencia). Y es que por lo visto, semanas antes de fallecer, apareció en casa de su hermana Carmen, doctorada en Medicina y actual presidenta de la Fundación Pepe Rubianes, con un montón de notas, textos y cartas en varias maletas diciendo que “ella sabría perfectamente qué hacer con todo esto”. Y ya hemos visto parte del resultado (falta, por ejemplo, un poemario).

Ciertamente, varios de los pasajes e historias de Pepe por el mundo son realmente entretenidos de leer y están narrados con brillantez. Por destacar alguna, me han gustado especialmente sus aventuras por Cuba después de dilapidar una pequeña fortuna generada gracias a “Antaviana” de Dagoll Dagom (3 millones de pesetas de hace 4 décadas) que guardaba en una maleta, simplemente por la pereza de tener que ir al banco a sacar dinero. Ahí vemos como se origina el estilo que le hizo famoso o alguno de sus primeros números que surgen de historias reales.

También se da explicación a su peculiar forma de ser o incluso a aspectos que no estuvieron exentos de polémica (aquella famosa entrevista del “España de Mierda” en TV3 con Albert Om) y que acabó con una denuncia liderada curiosamente por Santiago Abascal. Rubianes tenía la costumbre de colar segmentos de sus textos en las entrevistas (yo he perdido la cuenta de las veces que he visto lo de “El trabajo es la ostia”) dentro de su personaje cómico y en un momento en el que se hablaba de Lorca justamente salió ese pasaje, eso sí, fuera del contexto teatral. De hecho, también se explica la fijación por Lorca y correspondiente animadversión por el franquismo y que viene desde niño.

En definitiva, creo que una lectura interesantísima (la que más hasta la fecha) si eres seguidor de Rubianes. El libro es muy fácil de encontrar por su reciente aparición y, por supuesto, lo puedes encontrar en “La Llama Store” de Barcelona.

Síguenos y comenta!!!