Steve Martin. Born Standing Up.

La primera vez que vi a Steve Martin tendría unos 10 años y fue en el cine con dos hermanos míos viendo “Los Tres Amigos”. Ahora podría tirarme el moco diciendo que aluciné con la película y empecé a buscar información sobre el actor, pero no. Seamos serios. Ahora mola mucho decir que sigues a tal o cual cómico USA pero hasta hace bien poco ni tan siquiera sabía que era algo más que un actor de películas de comedia. Pero al grano.

“Born Standing Up” no es exactamente una autobiografía (el mismo lo dice) pero sí explica muy bien tanto sus pasos iniciales en la comedia, actuando en locales incluso más dedicados a las varietés que al stand-up en sí allá por la década de los 60, como su explosión a fenómeno de masas a partir de su aparición en “Saturday Night Life”, llenando estadios o vendiendo discos (para el que no lo sepa, en USA se vendían vinilos y cassettes de stand-up, tal y como se hacía aquí con chistes de Eugenio o Arévalo) a nivel de estrella del rock.

Si eres cómico, simplemente citarte dos puntos que creo son los más potentes para alguien que le guste el asunto y que busque algo que le aporte como humorista:

  1. Cómo se tenía que buscar la vida actuando en sus inicios en locales en los que sus shows eran más bien de entretenimiento cómico que de stand-up como tal. Sus números consistían en una combinación de sketches, números de magia, monólogo e incluso trucos de habilidades (como el de las cuerdas de cowboy que de hecho utilizó en la peli que hemos citado). Si eres de actuar en restaurantes, bolos privados, fiestas y demás, seguramente te suena. No se escapa nadie.
  2. Hace especial hincapié en lo que se habla tanto de “la soledad del artista”, algo que se acentúa mucho en el cómico stand-up que actúa sólo (recuerdo una entrevista en Late Motiv en la que creo que era Dani Mateo que decía que prefería ganar menos dinero pero que pasaba ya de hacer giras de comedia sin compañeros) y de cómo le cambió la vida en muchos aspectos hacerse famoso y no en todas para bien.

El libro la verdad que ya tiene unos años (2007) y para los que como yo estáis en España, tendréis que recurrir a librerías de venta online o que de rebote os aparezca en alguna web de segunda mano, como me sucedió a mi con La Llama de Barcelona. También dejar caer que si buscáis un poco por webs de dudosa reputación rusas, igual os aparece en PDF. Pero yo no os he dicho nada, que conste.

Síguenos y comenta!!!