Una muestra del nivel de impacto mundial que generó Charles Chaplin.

Si le damos al ser humano la supuesta longevidad como especie de 3 millones de años, sin duda es escalofriante el cambio a todos los niveles que ha habido en el mundo en apenas los últimos 100, especialmente a nivel tecnológico. De hecho, mientras ahora cualquier chaval graba vídeos con su móvil para subirlos a redes sociales o incluso se profesionaliza con unos pocos cientos de euros, hace poco más de un siglo grabar una película o simplemente una cinta de vídeo estaba al alcance de muy pocos. Además, las limitaciones técnicas, especialmente por la falta de audio (hasta 1927 no encontramos metrajes con sonido propio más allá de poner una pianola de acompañamiento) hacían que el estilo dominante en la comedia fuese el conocido como “slapstick” o comedia física. Y lo que generó Charles Chaplin en apenas unos años tiene una dimensión que a fecha de hoy se nos escapa.

Charles Chaplin era un actor británico que empezó su carrera a los 5 años (hoy sus padres serían demandados por explotación infantil), llegando con apenas 20 años a Estados Unidos con una Primera Guerra Mundial que todavía no asomaba en el horizonte. Esos años los pasó girando como mimo con gran éxito junto a otros actores como Stan Laurel hasta que llama la atención de la productora Keystone, creando una relación con la empresa que nunca fue del todo bien (ritmo excesivo de trabajo, mal pagado, diferencias creativas, etc.) pero que generaría su explosión a nivel mundial.

Es con carreras sofocantes (1914) con la que aparece por primera vez como Charlot para aparecer durante ese año en… 35 PELÍCULAS (pensad que algunas de ellas eran de poco más de 10 minutos)!!! No de las actuales de hora y media de duración, pero estamos hablando de un volumen de creación descomunal, formando parte en 20 de ellas como guionista y 21 como director. Cambiando de estudios pero casi con el mismo ritmo de trabajo, aparece en otras 15 cintas más para Essanay y 12 para Mutual hasta que en 1918 crea su propia productora: First National. Debemos pensar que en aquella época la distribución del cine era diferente al actual, con productoras creando cintas como churros (haciendo cuentas rápido, casi a 1 por semana), colocándolas en los correspondientes distribuidores para prácticamente desentenderse u olvidarse de las mismas.

Ya os podéis imaginar el volumen de facturación y de demanda que resultaría ser Charlot.

¿Qué pasó? Pues que tanto las productoras que iba abandonando como otras quería mantener el negociazo que era el personaje de Charlot, con o sin Charles Chaplin. ¿Y qué hicieron? Pues sacar actores imitando al 100% el personaje. Por ejemplo:

Pelis de Chaplin sin estar Chaplin

La versión cutre de lo que se hizo en su día con “El Cuervo”. En este caso, Keystone aprovechó la propiedad de las grabaciones de Chaplin para los estudios en ese año para estirar una parodia de Carmen del cómico y crear a partir de ella un largometraje o para hacer literalmente remixes de escenas de filmes inacabados (Life) con otras (Charlot, presidiario) y publicar así films nuevos (Triple Trouble). Ojo que con esta mecánica se llegaron a producir varios largometrajes: Charlie Chaplin in a Son of the Gods,  Charlie in a HaremCharlie in the Trenches (1917) – ¡adelantándose por poco a Armas al Hombro (1918)! -, The Mirth of a Nation: A Chaplin Review, The Fall of the Rummy Nuffs… Con un par. Pero ojo, que aún hay más

También encontramos películas simples de animación como “Charley on the farm” donde se imita el nombre de Charlie como si de un Bazar Oriental o de las marcas piratas de zapatillas deportivas se tratase (Lo mismo que todos hemos visto calcetines “Bike” en un Todo a 100, pues ahí andaba “Charley”) supuestamente, muy supuestamente, con el permiso de Chaplin.

Pero sin duda, lo que más llama la atención es la gran cantidad de personas que posteriormente han copiado, totalmente o en parte, el rol de Charlot para diferentes producciones de la época, siendo incluso recogido posteriormente por publicaciones como DVDs (LINK). Este hecho se ha producido con algún personaje más posteriormente (a mi ahora mismo me viene a la cabeza Bruce Lee, en menor medida a Cantinflas y ya en otra manifestación artística, con Elvis Presley), pero deja muy claro lo que fue el británico en su momento… Y lo que era el momento en sí.

Cuando Chaplin perdió un concurso como imitador de Chaplin

Una historia que probablemente has escuchado por ahí fue que Chaplin tuvo tantos imitadores que una vez se presentó a concursar imitándose a sí mismo y que quedó tercero. Pues bien, en parte es leyenda urbana… Porque ni tan siquiera llegó a las finales. Esto que suena tan rocambolesco, fue comprobado por Snope, una página americana que vendría a ser el equivalente a “Maldito Bulo” y que se dedica a desmentir leyendas urbanas. Pues bien, los mismos encontraron tanto algunos recortes de prensa al respeco (LINK) así como la publicación en su día de una entrevista al Chicago Herald Tribune donde el propio Charles contaba la historia, e incluso el fracaso puede tener cierta explicación: En los metrajes de la época la visualización de los films era más acelerado y a trompicones (lo que ahora llamamos frames), lo que provocaba que lo que veían nuestros abuelos, o bisabuelos si eres millennial, no sería exactamente igual en cuanto por ejemplo a ritmo de lo que hacía el actor original, mientras que los imitadores sí imitaban el film.

Por cierto, el ganador fue Milton Berle que, aunque reconocido, tampoco llegó a ser el imitador de Charlot más reputado.

Billy West.

Se dice que una vez que coincidieron el Chaplin original con West, el primero le dijo “eres jodidamente bueno haciendo de mi”. Billy West era un cómico hijo de inmigrantes rusos (nacido como Roy B. Weissburg) que, pese a no haber tenido un gran éxito con personajes propios, sí parecía poseer una gran calidad técnica. A partir de ahí, comenzó en 1916/17 a actuar en films en los que se imitaba el personaje y situaciones de Charlot en sus primeros films, sólo un par de años antes, pero que como habéis podido leer, ya había generado mucho recorrido. Destacar por otro lado que en el papel del malo contaba con Oliver Hardy (el gordo de “El Gordo y el Flaco”) como compañero de reparto. Pensad que el personaje de Charlot era prácticamente un vagabundo que tenía como antítesis a un malo poderoso, buscando actores obesos para tal papel. Posteriormente, Billy quiso desarrollar ya una carrera propia sin ser imitador primero como actor y luego como productor. Fue sustituido por Harry Mann, ya sin éxito.

Billy Ritchie.

Billy Ritchie era un actor de origen escocés más veterano que Charles y con el que coincidió con el mismo en la fase de los estudios Keystone y en la compañía de mimos de Karno. Pues bien, aquí siempre ha habido cierta discusión con el germen del personaje de Charlot, ya que el propio Billy declaró en repetidas ocasiones que era en buena parte responsable de la construcción del personaje (recordemos que hay que diferenciar Charlot personaje de Charlie Chaplin actor) y que, además, los derechos del mismo pertenecían a la productora en sí y no al actor. ¿Qué hicieron en este caso? Pues en 1915, cuando Charlie abandona Keystone, Billy estaba realizando un personaje muy similar en una serie de filmaciones bajo el nombre de Bill Smith y dirigido por quién hace sólo unos meses dirigía las películas de Chaplin (Lehrman).

Aquí siempre nos quedará la duda de ver si los manerismos, aspecto e implementos de ambos personajes al final no dejaban de responder a algún tipo de estereotipo de la época (que seguramente sí) de forma casual o forzada. Y tal vez no lo lleguemos a saber nunca. Es más, incluso algunas voces apunta a que el personaje utilizado por ambos tiene un origen europeo, basado en los números del francés Max Linder. Aquí tenéis un LINK a un vídeo de Youtube con una película del francés de 1912 donde podemos encontrar que, pese a que el personaje guarda diferencias físicas con los “Charlots”, sí vemos una gran similitud en el estilo cómico.

Pese a que hay que reconocer que es muy posible que Billy fuera en buena parte creador del personaje de Charlot (LINK) e incluso hubiera a nivel popular cierta polémica al respecto, recogida en el link que os acabamos de poner. De hecho, hay referencias que sitúan los inicios de Billy Ritchie desarrollando el personaje que luego dio pie a Charlot años antes de los primeros films del mismo y no sería el único caso de plagio de Chaplin: Ya en los años 30 perdió un juicio por copiar “La Violetera” de José Padilla para su película “Luces de la Ciudad” (LINK) y tiene un par de demandas tanto de Konrad Bercovici, escritor que parece ser aportó buena parte de las ideas que luego dieron lugar a “El Gran Dictador” e incluso… El propio hermano de Charlie, Sidney, que en 1921 produjo una película en la que un barbero era confundido con un rey.

Sin embargo, Billy fracasó como intérprete ya que a nivel visual no tenía ni de lejos el encanto de Chaplin (si ves la foto de la izquierda, no deja de parecer un señor ya de cierta edad intentando imitar al no sé si original, pero sí famoso) y de hecho su personaje era claramente más “oscuro” que el de Charlot. Además, parece que el actor no tenía muy buena reputación entre compañeros en el plano personal, aspecto que también corría en su contra.

A modo de curiosidad, decir que el actor falleció prematuramente y de una forma que remata el culmen de su personaje cómico de slapstick: Murió por las consecuencias de un ataque de avestruces. Ni el mejor guionista hubiera planeado eso.

Charles Edward Amador.

Charlot tenía un imitador latino. Algo que ahora mismo puede sonar a gag de “Padre de Familia” fue completamente real, pero con bastantes menos diferencias al estar hablando de cine mudo. Charles Amador era un actor mexicano que se ganó bastante bien los cuartos en Estados Unidos plagiando a Chaplin durante bastante años. De hecho, llegó un punto en el que parece que el original se hartó y acabó demandando al latino.

Amador por lo visto había hecho una copia muy poco sutil de “El chico” titulada “The Race Track” actuando, ojo, bajo el nombre artístico de “Charlie Aplin”. Al perder el litigio allá por 1925 decidió volver a México, lugar donde había ganado fama por sus triunfos en USA y donde, ya que estamos, siguió imitando a Charlot en México, porque total, en esa época no llegaban las noticias, en films como “Terrible Pesadilla”.

El detalle más bizarro de Amador es que, si mientras estaba en Estados Unidos se hacía pasar por Chaplin, cuando fue reconocido como imitador, a su vez se hizo pasar por el anteriormente citado Billy West, creando un caso de suplantación del suplantador o copia de la copia.

Otros:

Podemos encontrar copias internacionales como Charlie Chaplinsky o Charlie Kaplin (Alemania) e incluso se han encontrado ciertas referencias en Japón o incluso en España, donde el actor de origen argentino “Cardo” lo imitó en una filmación que puedes ver unas líneas más abajo, así como también en algunos números de Charlie Rivel. Además, son muchos los actores como Bob Hope que en sus orígenes hicieron imitaciones de Chaplin o personajes que tienen una influencia del mismo muy posterior, como por ejemplo Paddy McGuire (actor secundario) o ya muy posteriormente Chespirito y aquel “Chavo del 8”. Posteriormente ya aparecerían otros actores cómicos con un estilo similar, pero propio, como podría ser Buster Keaton, Oliver & Hardy o Harold Lloyd, que también tuvo cierta relación con Charlot en sus inicios. Eso sí, la aparición de estos actores como producto enriqueció la comedia de la época, con lo que una mera imitación de Charlot ya dejó de tener cabida válida, al menos, a nivel comercial.

REFERENCIAS:

  • El testamento del doctor Caligari. LINK.
  • Los falsos Chaplin. LINK.
  • Urbatorium. LINK.
Síguenos y comenta!!!

Los cómicos tienen tendencia a conductas o rasgos psicóticos. Que vaya una novedad.

Vía: Reuters y a partir de un tweet de La Risistencia.

En la foto: Iggy Rubin poniendo cara de puto loco en la ya famosa intervención de La Resistencia de Movistar. Lo digo así bajito, por si también me retiran el post.

Tener una estructura de personalidad inusual podría ser el secreto para hacer reír a otras personas, dijeron los científicos el jueves después de que una investigación mostró que los comediantes tienen altos niveles de rasgos de personalidad psicóticos.

En un estudio en el British Journal of Psychiatry, los investigadores analizaron a comediantes de Australia, Gran Bretaña y los Estados Unidos y encontraron que obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en cuatro tipos de características psicóticas en comparación con un grupo de control de personas que tenían trabajos no creativos. No tenemos datos de España, pero como servidor ya lleva un par de años rodando por circuitos locales y nacionales, creo que podemos aplicarlo con la misma

Los rasgos incluían una tendencia hacia el comportamiento impulsivo o antisocial y una tendencia a evitar la intimidad.

“Los elementos creativos necesarios para producir humor son sorprendentemente similares a los que caracterizan el estilo cognitivo de las personas con psicosis, tanto la esquizofrenia como el trastorno bipolar”, dijo Gordon Claridge, del departamento de psicología experimental de la Universidad de Oxford, quien dirigió el estudio.

Si bien los rasgos en cuestión se conocen como “psicóticos”, dijo Claridge, también pueden representar equivalentes saludables de características como el estado de ánimo, la introversión social y la tendencia al pensamiento lateral.

“Aunque la psicosis esquizofrénica en sí misma puede ser perjudicial para el humor, en su forma menor puede aumentar la capacidad de las personas para asociar cosas extrañas o inusuales o para pensar” fuera de la caja “, dijo.

“Igualmente, el pensamiento maníaco, que es común en personas con trastorno bipolar, puede ayudar a las personas a combinar ideas para formar conexiones nuevas, originales y humorísticas”.

¿Qué cómicos españoles te vienen a la cabeza? A mi unos cuantos.

Los investigadores reclutaron a 523 comediantes, 404 hombres y 119 mujeres, y les pidieron que completaran un cuestionario en línea diseñado para medir los rasgos psicóticos en personas sanas.

Los rasgos calificados fueron “experiencias inusuales”, como la creencia en la telepatía y los eventos paranormales, la “desorganización cognitiva”, como la dificultad para enfocar los pensamientos, la “anhedonia introvertida”: capacidad reducida para sentir placer social y físico, y “no conformidad impulsiva” , o tendencia al comportamiento impulsivo, antisocial.

El mismo cuestionario también fue completado por 364 actores, que también están acostumbrados a actuar frente a una audiencia, como grupo de control, y los resultados de los comediantes y actores se compararon entre sí, así como un grupo general de 831 personas que tenía trabajos no creativos.

Los investigadores encontraron que los comediantes puntuaron significativamente más alto en los cuatro tipos de rasgos de personalidad psicóticos en comparación con el grupo general. Los investigadores señalaron que los más notables fueron sus altos puntajes por falta de conformidad impulsiva y rasgos de personalidad introvertidos.

Los actores obtuvieron calificaciones más altas que el grupo general en tres tipos, pero no mostraron altos niveles de rasgos de personalidad introvertidos.

Me he permitido acudir al pdf del estudio científico completo (tienes un link abajo) y poneros la captura de los datos estadísticos. Os explico un poco: Tenemos tres grupos de studio (comediantes, actores y gente de a pie) a los que se le han propuesto 4 tipos de tests sobre animadversión a la intimidad, experiencias paranormales, desorganización cognitiva y conductas impulsivas. Como veis, los marcadores en todos y cada uno de los casos son bastante significativos, especialmente en el de conductas impulsivas.

Enlace al paper completo: LINK AQUÍ.

Síguenos y comenta!!!

Orígenes del Stand-Up. ¿De dónde sale esto de los monólogos?

Y ya directamente podemos irnos a los inicios anglosajones. En España el mismo merece capítulo aparte dado que es un hecho, a excepción de casos sueltos como los de Gila, Pepe Rubianes o incluso Andrés Pajares o Emilio Aragón (la primera aplicación de stand-up de manual que he encontrado en España), casos que ya hemos tratado en el blog (LINK),  relativamente tardío. Así que, ¿de dónde sale esto de los monólogos?.

Ya de salida, pedir disculpas al que esté metido en el mundillo y quiera evadir el término “monólogo” aplicando stand-up como especialidad. Pero así nos entenderá mucha más gente profana. Al fin y al cabo, vivimos actualmente un momento, al menos a modo de opinión personal, en el que se está empezando a ver venir el “big bang” de la comedia en este formato en nuestro país, con un formato que aquí lleva funcionando unas décadas y que en USA está relativamente cerca de cumplir… Dos siglos. Así que al lío.

El origen de la comedia stand-up (que no el término “stand-up”, que apunta a utilizarse de forma muy posterior, ya entrada la segunda mitad de siglo XX) ha sido objeto de estudio incluso a nivel científico (Double, 2014 & 2017) y todo apunta a que nació como solución a los intermedios excesivamente largos que se llegaban a producir en otros shows más relacionados con el vodevil, la forma principal de entretenimiento en la época pre y post-Guerra Civil Estadounidense. Cuando entre número y número debía haber un cambio de escenografía, instrumentos o incluso ropa, se optó por buscar la forma más simple de entretener al público en una línea coherente al resto del show: Una persona sólo con un micrófono y a contar historias divertidas o directamente chistes. Vamos, que si la sencillez escenográfica del stand-up es uno de los motivos por los cuales el mismo es programado con bastante asiduidad (no nos engañemos), también es motivo ni más ni menos de su origen.

Dichos interludios comenzaron a gozar de gran popularidad y copar más protagonismo del esperado. Incluso, algunos autores de la época prestaron atención al mismo y empezaron a escribir piezas que hoy día se pueden considerar los antepasados del texto stand-up actual, destacando por ejemplo Mark Twain (Tom Sawyer, Huckleberry Finn, El Príncipe y el Mendigo, etc), que desarrolló rutinas durante casi una década (Lee, 2006) y especialmente Artemus Ward (de nombre real Charles Farrar Browne), considerado para muchos el primer comediante en la especialidad.

El stand-up y su cotidianidad (Boskin, 2000) encajaba muy bien con las temáticas del burlesque de la época (pastelazos en la cara pre-slapstick, la persecución femenina, la esclavitud, los problemas de dinero, suegras, mujeres-machismo o incluso el desafío a la autoridad y el humor sexual o “verde”, que en ese caso era denominado “azul”). De hecho, otras fuentes ubican un tanto más adelante (1880 a 1890) la irrupción de comediantes como Charlie Case creando un contenido mucho más cercano a la parodia y la sátira, desarrollando un estilo de comedia ya con mucha similitud al actual. Posteriormente, en la década de los 20s y 30s empiezan a proliferar de forma bastante más habitual comediantes, destacando nombres como los de Frank Fay, Will Rogers (que llegó a convertirse en la estrella mejor pagada de Hollywood) o el universalmente conocido Bob Hope. Y, a partir de ahí, todos los nombres que conocemos y que han acabado llenando auditorios y pabellones como el Madison Square Garden: Lenny Bruce, Andy Kaufman, Bill Cosby, Richard Pryor, Steve Martin… Hasta los actuales.

REFERENCIAS:

  • Boskin, J. (Ed.). (1997). The humor prism in 20th-century America. Wayne State University Press.
  • Double, Oliver (2014), Getting the Joke: The Inner Workings of Stand-Up Comedy, London & New York: Bloomsbury.
  • Double, O. (2017). The origin of the term ‘stand-up comedy’. Comedy Studies8(1), 106-109.
  • Lee, J. Y. (2006). Mark Twain as a Stand-up Comedian. The Mark Twain Annual, (4), 3-23.

Biografías:

https://es.wikipedia.org/wiki/Frank_Fay

https://es.wikipedia.org/wiki/Will_Rogers

Síguenos y comenta!!!

Shows de Miguel Espejo en Palma de Mallorca

Miguel Espejo (Barcelona) lleva ya más de 10 años haciendo reír por todo el territorio español. En esta ocasión vuelve a Palma con lo mejor de su repertorio actual. Hemos preparado dos veladas con horarios y emplazamientos diferentes para que puedas elegir tu mejor opción de ocio y comedia para el fin de semana:

Viernes 22.00 Hotel AMIC Horizonte. Posibilidad de cena buffet previa al show (ver horarios y precios).

Sábado 20.45 Café Manhattan (Guillem Massot). Posibilidad de Show + Pa amb oli (ver horarios y precios).

Además, será presentado por algunos de los mejores cómicos locales (Juma Fernández, Santi Liébana). Miguel Espejo, feo, separao y en paro…como la Infanta Elena, temas cotidianos donde sera facil sentirte identificado, show canalla donde el publico juega su papel.

Puedes comprar tus localidades para ambos días en Entradium o reservar directamente rellenando el siguiente formulario:

Síguenos y comenta!!!

Sport Business Symposium 2018, o como los temidos “eventos” se pueden convertir en experiencias muy satisfactorias.

Vayamos a ser sinceros de salida: El trabajar como cómico-monologuista en eventos es una arma de doble filo de mucho cuidado. Por un lado puede ser, especialmente a nivel económico, más goloso que un bolo convencional pero, por otro, en ocasiones se pueden convertir en una tortura o un sonoro fracaso incluso para cómicos mucho más contrastados que tú y que yo (basta que veas lo de Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes en los Goya).

Sin embargo, la experiencia vivida este fin de semana en Hospitalet, en un evento en el que ya he tenido la suerte de participar y colaborar en otras ediciones en una varienta no sé si decir más seria (sí tal vez convencional), ha sido una de las más positivas desde que hago algo parecido a monólogos.

Organización espectacular (lógicamente no podía ser menos dadas las empresas implicadas incluyendo al propio Ayuntamiento de Hospitalet), instalaciones del Hotel Santos Porta Fira no menos espectaculares (4 estrellas superior en plena entrada a la Fira) y destacar el trato humano de componentes muy destacados por su currículum. Por mi parte agradecer a:

  • Vicente Javaloyes y Manel Valcarce como representantes del evento (incluyendo a todo el equipo y empezando por Eva Gómez Toro).
  • La calidad de ponentes con los que tuve oportunidad de compartir algún momento, incluyendo gente como Xesco Espar (ex-entrenador FC Barcelona de balonmano) o Fernando Salinero (escritor) entre otros.
  • Destacar el trato de auténticos cracks como Audie Norris o, sobre todo, Fernando Romay y su colaboración durante el propio monólogo de la cena.

Pero no nos engañemos, hoy cuento una experiencia digna de recordar y esto muchas veces no es habitual en los eventos (cumpleaños, fiestas, cenas de empresa). Vamos al turrón. Aunque no tengo una experiencia espectacular al respecto, sí que algunas cosas que destacar si no has tenido la experiencia:

PROS:

  • Están bastante mejor pagados que los bolos convencionales por norma general.
  • Pueden generar contactos para nuevos eventos u otro tipo de networking.
  • En general, son buenas plataformas para que te conozca también gente menos habitual de los bares y café-teatros.
  • Alguno lo consideraría un “contra”, pero a mi particularmente me gusta el hecho de poder cambiar cierta parte del repertorio o “set” habitual por otro más específico. Ayuda a seguir escribiendo, generar nuevas ideas e incluso, obligarse a ser creativo.

CONTRAS (o más bien, cosas a tener en cuenta):

  • Debemos ser conscientes de que no somos los protagonistas del mismo. Es decir: No te vengas arriba, no alargues las participaciones (mejor que la gente se quede pudiendo haber escuchado 5 minutos más que no ya agobiados), entiende que no tengan que estar riéndose a cada chiste.
  • Requieren cierta preparación diferente a la de un bolo, hablando con gente de la organización para recabar datos y luego incluso realizar chistes sobre la empresa, cumpleañero, etc.
  • No siempre el equipo de sonido va a ser profesional y debemos lidiar con ello. También incluso podemos hablar con los organizadores de forma previa y hacer algunas recomendaciones o llevar nuestro propio equipo cobrando un pequeño suplemento (para mi, lo más recomendable).
  • Lo peor de todo: La gente igual no está por ti e incluso a la hora que nos toque actuar alguno va a ir con alguna copa de más, así que el riesgo de heckleo es bastante mayor que en un bolo convencional.

Web del eventohttps://sportsymposium.es/

Síguenos y comenta!!!

Cosas que los monologuistas aprecian en los Open Mic

 

El Open Mic acaba siendo el formato donde nos tenemos que foguear la mayoría de pardillos o aquellos monologuistas que, igual siendo más contrastados, sí tienen material nuevo o simplemente por cómicos que se quieren dar a conocer en nuevas zonas o locales.

El formato respecto a un show de comedia “cerrado” difiere en unas cuántas cosas: Limitación de tiempo por cómico, en algunos te pueden cortar en caso de “pinchazo”, precio de las localidades, normalmente no se cobra, etc. ya que se supone que el objetivo principal del mismo es dar una plataforma básicamente en los 3 casos que hemos citado anteriormente. Sin embargo, esto no implica que la organización del mismo tenga el derecho a hacer básicamente lo que le de la gana, tanto por respeto a los monologuistas como incluso para el público.

Viendo los toros desde la barrera (como público) y desde la arena (como monologuista y como organizador), además de comentar con diversos compañeros, ahí va una serie de aspectos que muchos de ellos conocerás, pero que en algunos casos te pueden ser de ayuda si quieres empezar a montar algo así, especialmente en ciudades o provincias pequeñas como es mi caso (en las grandes ya ni me meto):

  1. Informa muy bien de lo que es un Open Mic. Esto incluye al público. Pese a que como decía justo antes de empezar, ciudades como Madrid, Barcelona o incluso algunas más pequeñas como Murcia tienen tradición en este formato, en muchos otros sitios la única palabra que entiende el público asistente es “monólogos”.
  2. Informa muy bien de las normas a los participantes. Básicamente para que no haya malos entendidos: Tiempo por actuación, si existe la posibilidad de que les corten, orden de salida, etc. aunque hay que entender también la necesidad de ser flexible en ciertas cosas.
  3. Genera valor sobre el show en sí. Me explico: Creo que uno de los mayores problemas del stand-up respecto a otros formatos es que siempre puede haber alguien en el público que piense “bueno, esto es gente que sube a contar cuatro chistes y que lo puede hacer cualquiera”, “yo mismo soy más gracioso” y cosas similares. Cuidar desde la propia música a utilizar (entrada, descansos, final, etc), integrar cierta puesta en escena o incluso añadir elementos más allá de un simple micrófono ayudará a darle valor a lo que la gente está viendo. Pero hay más cosas.
  4. Busca sitios que te puedan ofrecer consistencia.  Es inevitable que te veas obligado a hacer cambios de un evento a otro, probar diferentes precios y formatos, pero es importante conseguir cierta estabilidad tanto en la estructura de show como en lugar y fechas (por decir un ejemplo: “primer miércoles de cada mes”) ya que facilitará mucho el trabajo para darte a conocer, realizar inversiones (publicitarias, material), en incluso dedicar tu energía mental a otras cosas.
  5. Y en los que se respete el show. Aunque es obvio que el local querrá hacer caja (sobre todo cuando no hay entrada), también es necesario un mínimo de respeto a la actividad que se esté haciendo, como no atender mesas durante las actuaciones (salvo que el local esté muy bien preparado para ello), hacer ruido (lavavajillas o cafeteras en marcha a 3 metros de la zona de actuación), evitar el trasiego de gente en la zona de público, puntualidad, etc. así como, sobre todo, un mínimo de calidad de sonido, luz e imagen. A veces incluso una simple cafetería ha resultado mejor o más cuidadosa que locales supuestamente con más tradición.
  6. Al presentador le toca currar, y duro. Las funciones de presentador en estos casos creo que son un poco como las de un medio centro organizador en un partido de fútbol. Desde trabajar con material probado (a mi modo de ver, el mismo no se debería poner a probar chistes) para compensar posibles pinchazos de compañeros, pasando por conocer a los cómicos que se van a subir, o llevar muy bien los timings de sus presentaciones (en ocasiones rompiendo el ritmo) o incluso compensar los tiempos del show total (en una ocasión me he encontrado en un open con una sala llena… Y un único cómico más que iba a probar 5 minutos) sacando el material que sea necesario. Incluso podemos decir que muchas veces un buen monologuista no es un buen presentados y viceversa.
  7. Da valor a los cómicos. En muchas ocasiones, por el precio de las entradas (incluso a veces libre), el poco público asistente (un compañero ha hecho un Open Mic para… 1 PERSONA) o simplemente por política de show, los cómicos no cobran. Esto creo que no se puede valorar en general porque cada evento tiene sus circunstancias, pero sí darse cuenta de que se debe dar una contraprestación en proporción a la exigencia del mismo: Fotos, repercusión en Redes Sociales, un show cuidado como decíamos antes, etc.
  8. Vete con cuidado a lo que puede venir. Sobre todo cuando movemos el Open Mic como algo plenamente abierto y que se suba quién quiera. Esto puede ser perfectamente un imán para frikis, chisteros con repertorio basado en Twitter o incluso gente con unas copas-chupitos encima que se vienen arriba. De cada vez soy más partidario (y a veces ni aún así lo podemos evitar) de poner ciertas normas para la gente que quiere participar, pasándolas incluso por escrito y/o no aceptando cómicos sin referencias. Cuidado, puede venir alguien muy novato (como es mi caso casi todavía a fecha de hoy) o alguien que le salga mal porque pensaba que sería mejor texto o se ha puesto nervioso (también es mi caso); pero incluso con una mala actuación se ve quién más o menos se ha dedicado a intentar trabajar y defender su texto.
Síguenos y comenta!!!

De provinciano por Madrid

De izq. a dcha: Un móvil sacando una foto, servidor, Eva Soriano, Marcos Mas, Jesús Manzano y un señor que no actuó y no sé quién es, pero con pinta de saber lo que hace.

Han pasado ya unos días, pero creo que tocaba contar lo que fue mi primera vez en Madrid, sobre todo siguiendo la filosofía del blog, que es comentar experiencias de cómico novato de cara a que, espero, puedan servir a otros en situación similar.

El show fue el Open Mic Musicomedy que gestionan con bastante éxito desde hace unas semanas Marcos Mas (Late Motiv) y Jesús Manzano (El Hormiguero), muy cercano a Callao y con la música como elemento añadido a los monólogos, lo cual le da un punto diferenciador muy recomendable. Eso sí, me engañaron: El slogan es “Donde los cómicos cantan”, y debería ser “Donde los cómicos saben cantar”, porque yo canto, pero no sé cantar. Menos mal que el Mmmbop de los Hanson es de melodía fácil…

¿Lo de provinciano? Pues básicamente porque era más artista que yo hasta el público presente (alumnos de la escuela de Juan Tamariz, actores, otros cómicos con Fran Pati o hasta Verónica, finalista de OT1), cosa que ya os digo que acojona bastante. No sé cómo se las gastan en sitios como el Picnic, Green Club, etc. Pero creo que había más nivel en las mesas que en el escenario de muchos shows que rondan por el mundillo.

Y es que creo que si hay que destacar algo, para resumir y no alargarse mucho, es resaltar el nivel, y no es peloteo, tanto de los dos organizadores como de la invitada, Eva Soriano (de los Golfos Comedy y que también ha aparecido en Late Motiv y en el especial “fantasma” de El Club de la Comedia que por fin está disponible en Netflix). Algo que se nota desde la misma presentación del show hasta las intervenciones de cada uno. Pero vamos al lío y a lo que puede ser de interés.

Algunos errores que preveía y otros que me comí una vez ahí (para qué mentir XD):

  • Es un Open Mic o el show de otros, la gente no te viene a ver a ti: Algo que tenía asumido. Y es que cuando juegas en casa (nunca mejor dicho) casi siempre vas a tener amigos (bueno, en Madrid tuve 2) y, sobre todo, aunque no llegue a poder considerarse “fanbase”, una cantidad mayor o menor de gente que te conoce, que te ha visto en otros shows o que tiene referencias directas de por dónde vas a ir. A mi Madrid me sonó como un volver a empezar, a probar qué textos me puedan servir ahí y a darles vueltas y más vueltas para tener algo competente a otro nivel (y que no se de por despreciado nadie en la isla).
  • El humor de identificación no sirve: Y para el que no viva en Mallorca, que sepa que es algo que aquí hasta lo podemos considerar un recurso fácil, especialmente en bolos privados, cenas, etc. con gente menos habitual del stand-up. Hasta creo que no descubro nada, pero…
  • Cuidado con los temas que eliges: Aquí viene el fallo que se me fue. Igual un bloque puede no ser de identificación pero tener un punch muy diferente en un sitio u otro. En Palma una apuesta sobre seguro que tengo es el “tardeo”, la apertura de discotecas con gente más mayor especialmente en sábados tarde. Algo que también sucede en Madrid pero está mucho menos de actualidad o ha pasado más desapercibido.
  • Que no te despiste el viaje: Si vas a ir a un Open Mic en Madrid pero no eres de Madrid, muy probablemente vas a ir con texto probado (seamos sinceros). Eso sí, por ejemplo un error mío fue dedicar mucho tiempo a saludar o hablar con gente que conocía por ahí y muy poco a repasar y tener dominado el texto, porque tal y como os comento en el punto anterior, debía tener adaptaciones. Yo personalmente noto cuando no llevo el texto dominado: Me salto chistes, no los cuento bien (una palabra mal puesta o dicha se lo puede cargar), etc. Así que imaginaos si lo debía percibir el público.

Gracias tanto a la gente de AbonaVida, a Laura y a Álvaro por venir y por supuesto a Marcos Mas, Jesús Manzano y Eva Soriano así como a Ángel Rielo por su trato durante la noche. Seguiremos dando la turra 🙂

Ángel Rielo. Profesionalazo en su propio programa de Radio 4G o colaborando en La Hora de José Mota o Me Resbala entre otros. Muy atento y amable en el post-show.
Síguenos y comenta!!!

Micro abierto: Textos sobre Stand-Up Comedy

Micro Abierto es un libro que igual no te va a servir si lo que buscas es cómo escribir chistes o texto, pero creo que sin duda se ha convertido en una de las referencias sobre stand-up en español, ya que nos ofrece información sobre todo lo que rodea a la comedia de monólogos en nuestro país y que apenas estaba recogida en otras obras.

Coordinado por Dani Alés y Rosa María Romero, rompe varios tópicos de lo primero que pensaríamos sobre los monólogos en sí: Primero, que el libro está editado en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid, donde también desarrollan un Congreso Universitario sobre el Monólogo Cómico (LINK). Segundo, el propio autor es doctorado en literatura, así que no estamos delante de una recopilación de un juntaletras y, tercero, que establece un documento que, creo, es del interés de todo aquel cómico y aficionado al stand-up en España.

El libro está redactado por diferentes autores que van desde los productores o coordinadores de guión de “El Club de la Comedia” a monologuistas integrando:

  • Historia del género en España y a nivel mundial.
  • Antecedentes incluso en géneros literarios como el Quijote.
  • Aspectos relacionados incluso en cuanto a marco legal se refiere.

Es tu libro si: Quieres tener un documento y referencias sobre el Stand-Up en España, ampliar conocimientos a todos los niveles y entender muchas de las cosas que has visto en locales o incluso por la tele.

No es tu libro si: Buscas un manual para escribir un monólogo.

Enlace: Micro Abierto

Síguenos y comenta!!!