Justo este fin de semana comentábamos (otra vez más) en dos conversaciones la falta de oportunidades que puede haber a cómicos nuevos dentro de la programación de salas o de bares. O de como especialmente estos segundos de ofrecen actuar en sus locales a cambio poco más o menos de que les lleves a sus amigos, motivo de mosqueo por parte de los “artistas” que empiezan a actuar.

Aunque es cierto que no son pocos (siendo educados) los locales que incluso buscan su supervivencia con shows de comedia, magia, etc como quien se agarra a un clavo ardiendo, también creo que hay que valorar algunas cosas:

  • El que tiene un bar con personal dado de alta, impuestos, alquiler, etc. va a tener unos gastos que pasarán tranquilamente los 10.000 euros mensuales. Qué sorpresa que quiera llenar el bar, ¿verdad? Muchas veces he visto a cómicos casi hacer un discurso sobre su profesionalidad porque se han comprado un libro que valdrá, aproximadamente… 20. Y pensamos en una “profesionalidad” de los locales, a los que luego ni tan siquiera les podemos hacer una factura porque no estamos dados de alta.
  • Vamos, que si un restaurante tiene que pagarte 200€… Pues tendrá que hacer unos 1.000 de caja fácil para cubrirlo todo. Vamos, muchas de las noches que actuamos en este perfil de locales, es muy probablemente que seamos los que más han ganado con diferencia.
  • Si el bar ya se llena sólo sin una actuación, el poner a alguien a contar cosas una hora y hacer que se callen los clientes, pues, probablemente, sea más un estorbo que una dinamización.
  • Si realmente te crees a cierto nivel, programa o alquila una sala o pequeño teatro (o escuela) y así podrás medir realmente la cantidad de entradas que mueves por ti mismo, sobre todo a partir del tercer o cuarto pase, que ya hayan venido todos los que tenían que venir por amistad o compromiso.

No es una cuestión ni mucho menos de ponerse del lado de la persona que tiene un bar o un local, pero sí que existe una tendencia a pensar que si el bar no nos llena la actuación, nos pone unas condiciones técnicas adecuadas y nos paga una cantidad elevada, se está aprovechando de nosotros.

Además, también deberíamos hacer una reflexión y pensar si realmente la persona que quiere actuaciones en el Bar Mariano de turno (pongo un nombre aleatorio) realmente es tan profesional? Otra de las cosas que comentábamos también es la falta de equilibrio muchas veces entre la profesionalidad del cómico, que muchas veces no pasa de tener una serie de minutos de set (no digo ya un show propio) y que va ampliando o retocando de forma muy puntual, sólo los días u horas antes de tener plaza en un open, por ejemplo. Imaginaos que un equipo de fútbol de preferente, que así mismo pueden entrenar 3-4 veces por semana más el partido, quejándose de que a los partidos no van a verles más que familiares y cuatro amigos de tanto en cuanto. Pues eso, en la comedia, pasa.

Por supuesto que son épocas en las que te apetece batallar más o menos, pero si bien es cierto que ese tipo de actuaciones existe, salvando las distancias, a todos los niveles. Así que como reconozco que llega un punto en el que prefieres una cosa más ¿seria? dentro de la comedia en sí, con mi compañero Juma Fernández y la incorporación de Julio a Secas, cómico mallorquín con ya bastante trayectoria dentro y fuera de la isla, planteamos organizar un show con un mayor montaje, producción, infraestructura, etc. o como lo queráis llamar.

El resultado del mismo ha sido bastante satisfactorio (suponemos que la falta de grandes producciones ayudó a compensar en buena parte la falta de movimiento actual, no nos vamos a engañar), dado que sólo nos sobraron 2 entradas para el lleno dentro de los ajustes de aforo propios, y a partir de esta pequeña experiencia puedo comentaros cosas que hemos considerado que pueden ser útiles. Y las que no también, que ya hemos tropezado nosotros y tampoco es plan de que repitan todos.

Partimos de una base de que, al menos 2 de los 3 cómicos que actuábamos no teníamos una presencia mediática a pie de calle y que, además, normalmente actuamos en la isla en locales con precios más ajustados y sets, al final, similares. El objetivo principal era intentar hacer ver al espectador que sus 10€ estaban, cuanto menos, bien gastados.

  • Pon la máxima facilidad al asistente posible a nivel puntos de venta. Tal y como hablaremos con el tema publicidad, la venta online y por Redes Sociales es bastante importante a fecha de hoy, pero no lo es todo. Es más, incluso me atrevería a decir que el usuariod e Instagram, Youtube, etc. tiene una cultura de lo gratis que le hace valorar muy poco cosas en las que haya que pagar entrada (he llegado a ver comentarios de gente que no le gustan vídeos en Youtube diciendo que le “dedican su tiempo” al creador), por lo que conseguir algún punto de venta convencional siempre facilitará tener algunos espectadores más.
  • Eso sí, entrada reservada es sólo entrada pagada. Claro que hay gente de la que te puedes fiar más o menos, pero incluso utilizando reservas por mail, incluso mandando recordatorios por whatsapps o SMS o incluso contando con gente de mucha confianza, el usar reserva sin previo pago siempre va a dar como consecuencia algunos “no show” que incluso pueden dar bastante rabia, especialmente cuando vamos muy justos de espectadores o se ha quedado gente fuera.
  • Elabora nota de prensa con tiempo suficiente y envíala a periódicos, digitales, publicaciones culturales, radios, tv, etc. Aquí repito lo de las salas: Estas publicaciones son empresas privadas con su criterio y no están obligados a incluirte en las mismas. Eso sí, siempre caerá algún pequeño espacio en sus agendas culturales y de ocio que optarán por rellenar si tienes la nota facilitada. Valóralo porque ese trozo, por ejemplo, en un periódico local, valdría un dinero si tuviéramos que pagarlo. Manda las notas con 3 a 5 días de antelación con la fecha del evento y siempre con 2-3 días de margen respecto al jueves-viernes, que es cuando se preparan estas guías de ocio. Desde aquí agradecer a Grup4, medio de comunicación autonómico con presencia en Radio, TV y Digital por todo su apoyo dado estos días. Curiosamente, los privados apoyando más que los públicos.
  • Trabaja con micropatrocinios. Contacta con empresas cercanas (lo ideal sería un dossier de patrocinio con diferentes categorías y demás, pero igual el volumen que tendremos de potencial económico es muy reducido como para meterse en más barcos) y crea un par de categorías de sponsor: Una muy sencilla en la que por una cantidad incluyas los logos de empresa en todas las publicidades, fondo del show, posts en redes sociales, etc. y un par de invitaciones para los propietarios y una de mayor volumen que sirva para una sponsorización más seria. En nuestro caso contamos con 2 empresas muy cercanas a nosotros (Metemelón y Nou Olimpic) que han servido para facilitar la venta de entradas, aliviar algunos costes y, oye, dar una imagen de espectáculo más serio al tener apoyo de empresas.
  • Prepara publicidad tanto en soporte físico como en soporte online y a la altura de lo que quieres vender. También es muy habitual (lo hemos hecho todos) que, a la hora de programar un evento en bar alguien diga “voy a poner 6-8 euros de publi en Facebook a ver si sale gente”. Si llenas un local de 100 plazas con 6-8 euros de publicidad… Es que no necesitas publicidad. Procura tener un poster con cierta edición profesional, imágenes con diferentes formatos de dimensiones para cada red social, puntos que puedan ser de interés incluso con el poster puesto en papel (sí, en papel en 2020) y no escatimes en medios. Eso sí, siempre que pase el evento, ten herramientas de medición para ver el impacto y retorno de esta publicidad.
  • Vuélcate en la publicidad del mismo los últimos 10-15 días. A vuestro nivel no lo sé, pero al menos al mío sé que suelo ser el plan B de mucha gente y el plan A de muy poca o prácticamente ninguna. Es decir, nadie en Palma va a comprar una entrada para un espectáculo mío con 2 meses de antelación como pasará con un cómico mainstream o un grupo musical muy contrastado. Así que a nuestro nivel el público potencial fuera del entorno personal lo tenemos en gente que no tiene nada en concreto que hacer ese día, que se les ha venido abajo otro plan o que simplemente la combinación de horario y sitio les cuadra bien con el resto de cosas que tienen que hacer durante ese día o fin de semana. Así que lo que conviene es no ponerse nervioso si a falta de 2 semanas (o menos!) no has vendido ni una entrada, pero ir a muerte los últimos días.
  • Busca persona/s de apoyo, especialmente si no tienes dominio a nivel técnico. Tanto la que te pueda facilitar la propia sala como, al menos, 1 de apoyo que no actúe tanto para poder estar al tanto de cualquier emergencia como para poder hacer varias fotos y vídeos cortos del evento, más allá de las que podamos hacer nosotros. En nuestro invento éramos 3 cómicos especialmente con 2 que estamos bastante acostumbrados a temas de imagen y sonido (aunque no seamos profesionales) y el control técnico de luces y sonido estaba adaptado para poder controlarlo nosotros desde el escenario. Aún así, contamos con un jefe de sala del propio Teatro Dante para solucionar cualquier problema a nivel de entradas/taquilla como algún problema técnico importante que, finalmente, no se produjo. Además, enmarronamos a la novia de Juma (Miriam) para que hiciera fotos con una cámara 4k. Gracias desde aquí!
  • Crea una escenografía y una estructura de show en la que, si no somos profesionales, al menos lo parezca. Montamos una sonorización previa al show, locuciones de entrada y salida (muchas gracias a Gaspar Sampol, dj y locutor de radio muy contrastado en baleares), imágenes de cada comico para poner una proyección de fondo fija mientras actuábamos, etc. A fecha de hoy, las posibilidades que nos ofrece la digitalización y tecnología te puede facilitar montar una escenografía profesional con dos ordenadores y un proyector, evitando también decorados y montajes que a nivel de costes y tiempo, son muy poco rentables. También, de forma más artística, busca elementos de interacción o segmentos entre los cómicos para dar más sensación espectáculo preparado y no de suma de partes del show individual de cada uno.
  • Llega con muuuuuuuucho tiempo a la sala. Si los expertos pueden tener problemas, imaginaos gente como nosotros. Llegamos 3 horas antes del show por cualquier problema que pudiera surgir (luego si sobra tiempo, pues te vas a tomar algo) e incluso sí tuvimos un contratiempo: El cable que iba del proyector al control técnico (en la otra punta de la sala y en el piso de arriba) no funcionaba. Tuvimos que bajar el pc a pie de escenario (a la derecha de la foto), y atar otro cable HDMI con bridas bajando por la viga de los focos hasta llegar al punto donde estaba el ordenador. ¿Problemas a la vista? Ninguno. Pero básicamente porque sucedió a las 16.15 cuando nuestro show era a las 19.00. Imaginaos si llegamos media hora antes de abrir puertas.

Obviamente, no estamos como para dar lecciones a nadie, pero sí tenemos un punto que nos ha servido: Somos conscientes de que no estamos para dar lecciones a nadie!

La autoproducción por una parte es un peñazo maravilloso, pero por otro, creo que es el camino más directo para ser realmente valorado a todos los niveles si partes, como yo, de cero (al menos a nivel artístico) y más ya con cierta edad.

Síguenos y comenta!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *