Ya son unos cuantos los posts que llevamos sobre aspectos históricos de la comedia: Hasta los primeros monologuistas en España pasando por los cómicos más influyentes a nivel mundial, el éxito de Los Payasos de la Tele en USA e incluso dobles e impostores de Charles Chaplin. Eso sí, siempre que hablamos de este tipo de contenidos, obviamente encontramos bastantes diferencias entre lo que hacían en sus shows o números y lo que podemos considerar un cómico en vivo actualmente, especialmente de stand-up.

Sin embargo, a partir del libro “Getting The Joke” (del cual hablaremos unas cuantas cosas más, me ha llamado bastante la atención el nombre de Mort Sahl, bueno, el nombre no, la figura del mismo. Nacido en Canadá en 1927 y actualmente vivo y todavía haciendo algunas apariciones públicas, Mort Sahl es el perfil de comediante más antiguo que conozco (podéis comentar y corregir si hay alguno anterior) realizando un tipo de números y shows prácticamente idéntico (otra cosa serían los temas tratados por razones obvias de época) a lo que hoy día podemos en un espectáculo en vivo o programa de televisión. De hecho, buscando, buscando he encontrado que su biografía se llama nada menos que “Last Man Standing: Mort Sahl and the Birth of Modern Comedy”.

El cómico de origen judió (otro más), sigue bastante en forma a sus más de 90 años. De hecho, ahí tenéis una participación del mismo en un programa del que también tenemos pendiente hablar en está página: Stand-Up Without a Net, donde varios de los humoristas más potentes del mundo se ponen a prueba creando bloques al momento con los temas propuestos:

Sahl, que aparecen en el número 40 de aquel famoso Top100 de Comedy Central (pegado codo con codo a Billy Cristal) destaca también por ser el protagonista del primer vinilo o álbum de stand-up publicado en la historia (sí, obviamente hace 50-60 años los especiales no iban por Netflix y había la versión anglosajona de los cassettes de Arévalo o Eugenio) en 1958, aunque grabado 3 años antes, bajo el nombre de “At Sunset”. Durante los siguientes años publicó hasta 11 álbumes más, la mayoría de ellos antes de 1973 con un último, casi a modo de prejubilación, en 1996. Además, ha participado en un buen número de documentales sobre comedia y películas, colaborando por ejemplo en Max Rose, uno de los últimos largometrajes de Jerry Lewis, pero, con tal vez una pequeña cruz en su descomunal currículum: Ed Sullivan, el host por excelencia de la televisión USA en la época de esplendor del cómico, no iba demasiado de él.

Pero al caso, ahí va un ejemplo de un número preparado para TV sobre sátira política (uno de sus temas favoritos) con un estilo que hoy día podemos ver en muchos colaboradores de late-night:

Síguenos y comenta!!!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *