Scenarium Open Mic

Colabora con el Open Mic de los alumnos del curso de stand-up de Scenarium (dirigido por Tolo Sansó y el equipo de la propia escuela de teatro) presentando con tonterías varias entre cómicos: Desde algunos cachillos de texto, pasando por diapositivas o cualquier otra chorrada que dinamice el mismo. Ahí tenéis algunos cortes del open del pasado 8 de abril.

La compañía Scenarium nació en verano del año 2016. Esta tiene como objetivo promover y fomentar el teatro en diferentes ámbitos, tanto dentro como fuera de las Islas. Desde principios de 2019 está organizando cursos de iniciación al monólogo stand-up impartidos por nuestro compañero Tolo Sansó.

Síguenos y comenta!!!

Ian Cognito y otros cómicos que han acabado sus sets amochando.

Si pensabas que lo de que cada semana un cómico sea noticia por ser apaleado en redes sociales ya no se podía superar, te equivocas: Esta semana la noticia viral respecto a los comediantes ha sido que uno directamente la diñó mientras actuaba, y para más inri (nunca mejor dicho), minutos después de hablar de la muerte por derrame cerebral como bloque dentro de su actuación. Ian Cognito (Paul Barbieri), británico de 60 años, se marcó un call-back llevado al límite.

Cognito empezó a encontrarse mal durante su show y de salida se sentó. El público, recordando que hace unos minutos el propio cómico precisamente había tratado el tema llegando a utilizar frases como “Imaginad si muero delante de todos vosotros”, lo tomó como parte del número y se rió confundiendo un infarto real con el acting del británico. Dicho sea de paso, ya sabéis que los anglosajones tienden a un humor bastante más duro y oscuro que los latinos, y ya os podéis imaginar los juegos de palabras en comentarios de redes sociales con el “he killed” (en castellano significaría algo así como “lo petó”).

Una parte de una de las últimas actuaciones de Ian Cognito

Sin embargo, no es el único al que le ha pasado y existen algunos cosas muy conocidos:

TOMMY COOPER

Sin duda, el caso más conocido (y tétrico) es el de Tommy Cooper. También británico, fue bastante popular durante décadas, empezando a destacar a finales de los 40 y ya en plenitud en 50s, 60s y 70s. La vida del mismo era bastante azarosa y ya había tenido algunos antecedentes de infarto (algo mucho más grave hace 40 años que en la actualidad). Así que un día como hoy hace 35 años (15 de abril de 1984) sufrió un infarto en plena actuación televisiva. De hecho, podéis comprobar como de nuevo el público ríe el acto (comprensible por otra parte, mal nos pese) y como el show va a publicidad, de salida, sin nadie que vaya a socorrer a Cooper.

 

Otros casos de las últimas décadas.

Pese a que el caso de Cooper es el más conocido por el impacto que tuvo en su momento, o bueno, si me permitís el macabrerío, un rato después de su momento. Son otros los casos de cómicos que entregaron la mochila directamente en el escenario:

  • Harry Einstein: El padre de Bob Einstein y Al Brooks falleció en pleno Friar’s Roast (tenéis un enlace AQUÍ en el que hablamos del mismo) en el roast de 1958 a la mítica Lucille Ball. Para rematar, se desplomó encima del no menos mítico Milton Berle.
  • Joe E. Ross: Sin relación con Jeff Ross, el cómico sufrió un infarto en 1982 durante una actuación en vivo. Lo peor de todo es que su viuda sólo cobró la mitad del caché… Porque el cómico no terminó el set.
  • Dick Shawn: Con más de 20 películas a sus espaldas (como por ejemplo, “Los Productores” de Mel Brooks) además de shows en directo y otros trabajos, fue en 1987 durante una actuación en la que Dick empezó a tener temblores y serios avisos de su estado de salud. Incluso con la preocupación del público y su propio mánager, que fue varias veces a preguntarle si le pasaba realmente algo, el mismo siguió con el set hasta directamente caer al suelo.
  • Al Kelly, Jodie Edwards, Dirch Passer (Dinamarca), Lasse Eriksson (Suecia) y algunos más que seguro se nos escapan. Esperamos que sean los últimos.

La verdad, a veces pienso que riesgos laborales debería plantear en los shows de comedia tener un botón o mecanismo de emergencia para que el cómico pueda manifestar que algo sucede de verdad y no es parte del número.

Síguenos y comenta!!!

Una muestra del nivel de impacto mundial que generó Charles Chaplin.

Si le damos al ser humano la supuesta longevidad como especie de 3 millones de años, sin duda es escalofriante el cambio a todos los niveles que ha habido en el mundo en apenas los últimos 100, especialmente a nivel tecnológico. De hecho, mientras ahora cualquier chaval graba vídeos con su móvil para subirlos a redes sociales o incluso se profesionaliza con unos pocos cientos de euros, hace poco más de un siglo grabar una película o simplemente una cinta de vídeo estaba al alcance de muy pocos. Además, las limitaciones técnicas, especialmente por la falta de audio (hasta 1927 no encontramos metrajes con sonido propio más allá de poner una pianola de acompañamiento) hacían que el estilo dominante en la comedia fuese el conocido como “slapstick” o comedia física. Y lo que generó Charles Chaplin en apenas unos años tiene una dimensión que a fecha de hoy se nos escapa.

Charles Chaplin era un actor británico que empezó su carrera a los 5 años (hoy sus padres serían demandados por explotación infantil), llegando con apenas 20 años a Estados Unidos con una Primera Guerra Mundial que todavía no asomaba en el horizonte. Esos años los pasó girando como mimo con gran éxito junto a otros actores como Stan Laurel hasta que llama la atención de la productora Keystone, creando una relación con la empresa que nunca fue del todo bien (ritmo excesivo de trabajo, mal pagado, diferencias creativas, etc.) pero que generaría su explosión a nivel mundial.

Es con carreras sofocantes (1914) con la que aparece por primera vez como Charlot para aparecer durante ese año en… 35 PELÍCULAS (pensad que algunas de ellas eran de poco más de 10 minutos)!!! No de las actuales de hora y media de duración, pero estamos hablando de un volumen de creación descomunal, formando parte en 20 de ellas como guionista y 21 como director. Cambiando de estudios pero casi con el mismo ritmo de trabajo, aparece en otras 15 cintas más para Essanay y 12 para Mutual hasta que en 1918 crea su propia productora: First National. Debemos pensar que en aquella época la distribución del cine era diferente al actual, con productoras creando cintas como churros (haciendo cuentas rápido, casi a 1 por semana), colocándolas en los correspondientes distribuidores para prácticamente desentenderse u olvidarse de las mismas.

Ya os podéis imaginar el volumen de facturación y de demanda que resultaría ser Charlot.

¿Qué pasó? Pues que tanto las productoras que iba abandonando como otras quería mantener el negociazo que era el personaje de Charlot, con o sin Charles Chaplin. ¿Y qué hicieron? Pues sacar actores imitando al 100% el personaje. Por ejemplo:

Pelis de Chaplin sin estar Chaplin

La versión cutre de lo que se hizo en su día con “El Cuervo”. En este caso, Keystone aprovechó la propiedad de las grabaciones de Chaplin para los estudios en ese año para estirar una parodia de Carmen del cómico y crear a partir de ella un largometraje o para hacer literalmente remixes de escenas de filmes inacabados (Life) con otras (Charlot, presidiario) y publicar así films nuevos (Triple Trouble). Ojo que con esta mecánica se llegaron a producir varios largometrajes: Charlie Chaplin in a Son of the Gods,  Charlie in a HaremCharlie in the Trenches (1917) – ¡adelantándose por poco a Armas al Hombro (1918)! -, The Mirth of a Nation: A Chaplin Review, The Fall of the Rummy Nuffs… Con un par. Pero ojo, que aún hay más

También encontramos películas simples de animación como “Charley on the farm” donde se imita el nombre de Charlie como si de un Bazar Oriental o de las marcas piratas de zapatillas deportivas se tratase (Lo mismo que todos hemos visto calcetines “Bike” en un Todo a 100, pues ahí andaba “Charley”) supuestamente, muy supuestamente, con el permiso de Chaplin.

Pero sin duda, lo que más llama la atención es la gran cantidad de personas que posteriormente han copiado, totalmente o en parte, el rol de Charlot para diferentes producciones de la época, siendo incluso recogido posteriormente por publicaciones como DVDs (LINK). Este hecho se ha producido con algún personaje más posteriormente (a mi ahora mismo me viene a la cabeza Bruce Lee, en menor medida a Cantinflas y ya en otra manifestación artística, con Elvis Presley), pero deja muy claro lo que fue el británico en su momento… Y lo que era el momento en sí.

Cuando Chaplin perdió un concurso como imitador de Chaplin

Una historia que probablemente has escuchado por ahí fue que Chaplin tuvo tantos imitadores que una vez se presentó a concursar imitándose a sí mismo y que quedó tercero. Pues bien, en parte es leyenda urbana… Porque ni tan siquiera llegó a las finales. Esto que suena tan rocambolesco, fue comprobado por Snope, una página americana que vendría a ser el equivalente a “Maldito Bulo” y que se dedica a desmentir leyendas urbanas. Pues bien, los mismos encontraron tanto algunos recortes de prensa al respeco (LINK) así como la publicación en su día de una entrevista al Chicago Herald Tribune donde el propio Charles contaba la historia, e incluso el fracaso puede tener cierta explicación: En los metrajes de la época la visualización de los films era más acelerado y a trompicones (lo que ahora llamamos frames), lo que provocaba que lo que veían nuestros abuelos, o bisabuelos si eres millennial, no sería exactamente igual en cuanto por ejemplo a ritmo de lo que hacía el actor original, mientras que los imitadores sí imitaban el film.

Por cierto, el ganador fue Milton Berle que, aunque reconocido, tampoco llegó a ser el imitador de Charlot más reputado.

Billy West.

Se dice que una vez que coincidieron el Chaplin original con West, el primero le dijo “eres jodidamente bueno haciendo de mi”. Billy West era un cómico hijo de inmigrantes rusos (nacido como Roy B. Weissburg) que, pese a no haber tenido un gran éxito con personajes propios, sí parecía poseer una gran calidad técnica. A partir de ahí, comenzó en 1916/17 a actuar en films en los que se imitaba el personaje y situaciones de Charlot en sus primeros films, sólo un par de años antes, pero que como habéis podido leer, ya había generado mucho recorrido. Destacar por otro lado que en el papel del malo contaba con Oliver Hardy (el gordo de “El Gordo y el Flaco”) como compañero de reparto. Pensad que el personaje de Charlot era prácticamente un vagabundo que tenía como antítesis a un malo poderoso, buscando actores obesos para tal papel. Posteriormente, Billy quiso desarrollar ya una carrera propia sin ser imitador primero como actor y luego como productor. Fue sustituido por Harry Mann, ya sin éxito.

Billy Ritchie.

Billy Ritchie era un actor de origen escocés más veterano que Charles y con el que coincidió con el mismo en la fase de los estudios Keystone y en la compañía de mimos de Karno. Pues bien, aquí siempre ha habido cierta discusión con el germen del personaje de Charlot, ya que el propio Billy declaró en repetidas ocasiones que era en buena parte responsable de la construcción del personaje (recordemos que hay que diferenciar Charlot personaje de Charlie Chaplin actor) y que, además, los derechos del mismo pertenecían a la productora en sí y no al actor. ¿Qué hicieron en este caso? Pues en 1915, cuando Charlie abandona Keystone, Billy estaba realizando un personaje muy similar en una serie de filmaciones bajo el nombre de Bill Smith y dirigido por quién hace sólo unos meses dirigía las películas de Chaplin (Lehrman).

Aquí siempre nos quedará la duda de ver si los manerismos, aspecto e implementos de ambos personajes al final no dejaban de responder a algún tipo de estereotipo de la época (que seguramente sí) de forma casual o forzada. Y tal vez no lo lleguemos a saber nunca. Es más, incluso algunas voces apunta a que el personaje utilizado por ambos tiene un origen europeo, basado en los números del francés Max Linder. Aquí tenéis un LINK a un vídeo de Youtube con una película del francés de 1912 donde podemos encontrar que, pese a que el personaje guarda diferencias físicas con los “Charlots”, sí vemos una gran similitud en el estilo cómico.

Pese a que hay que reconocer que es muy posible que Billy fuera en buena parte creador del personaje de Charlot (LINK) e incluso hubiera a nivel popular cierta polémica al respecto, recogida en el link que os acabamos de poner. De hecho, hay referencias que sitúan los inicios de Billy Ritchie desarrollando el personaje que luego dio pie a Charlot años antes de los primeros films del mismo y no sería el único caso de plagio de Chaplin: Ya en los años 30 perdió un juicio por copiar “La Violetera” de José Padilla para su película “Luces de la Ciudad” (LINK) y tiene un par de demandas tanto de Konrad Bercovici, escritor que parece ser aportó buena parte de las ideas que luego dieron lugar a “El Gran Dictador” e incluso… El propio hermano de Charlie, Sidney, que en 1921 produjo una película en la que un barbero era confundido con un rey.

Sin embargo, Billy fracasó como intérprete ya que a nivel visual no tenía ni de lejos el encanto de Chaplin (si ves la foto de la izquierda, no deja de parecer un señor ya de cierta edad intentando imitar al no sé si original, pero sí famoso) y de hecho su personaje era claramente más “oscuro” que el de Charlot. Además, parece que el actor no tenía muy buena reputación entre compañeros en el plano personal, aspecto que también corría en su contra.

A modo de curiosidad, decir que el actor falleció prematuramente y de una forma que remata el culmen de su personaje cómico de slapstick: Murió por las consecuencias de un ataque de avestruces. Ni el mejor guionista hubiera planeado eso.

Charles Edward Amador.

Charlot tenía un imitador latino. Algo que ahora mismo puede sonar a gag de “Padre de Familia” fue completamente real, pero con bastantes menos diferencias al estar hablando de cine mudo. Charles Amador era un actor mexicano que se ganó bastante bien los cuartos en Estados Unidos plagiando a Chaplin durante bastante años. De hecho, llegó un punto en el que parece que el original se hartó y acabó demandando al latino.

Amador por lo visto había hecho una copia muy poco sutil de “El chico” titulada “The Race Track” actuando, ojo, bajo el nombre artístico de “Charlie Aplin”. Al perder el litigio allá por 1925 decidió volver a México, lugar donde había ganado fama por sus triunfos en USA y donde, ya que estamos, siguió imitando a Charlot en México, porque total, en esa época no llegaban las noticias, en films como “Terrible Pesadilla”.

El detalle más bizarro de Amador es que, si mientras estaba en Estados Unidos se hacía pasar por Chaplin, cuando fue reconocido como imitador, a su vez se hizo pasar por el anteriormente citado Billy West, creando un caso de suplantación del suplantador o copia de la copia.

Otros:

Podemos encontrar copias internacionales como Charlie Chaplinsky o Charlie Kaplin (Alemania) e incluso se han encontrado ciertas referencias en Japón o incluso en España, donde el actor de origen argentino “Cardo” lo imitó en una filmación que puedes ver unas líneas más abajo, así como también en algunos números de Charlie Rivel. Además, son muchos los actores como Bob Hope que en sus orígenes hicieron imitaciones de Chaplin o personajes que tienen una influencia del mismo muy posterior, como por ejemplo Paddy McGuire (actor secundario) o ya muy posteriormente Chespirito y aquel “Chavo del 8”. Posteriormente ya aparecerían otros actores cómicos con un estilo similar, pero propio, como podría ser Buster Keaton, Oliver & Hardy o Harold Lloyd, que también tuvo cierta relación con Charlot en sus inicios. Eso sí, la aparición de estos actores como producto enriqueció la comedia de la época, con lo que una mera imitación de Charlot ya dejó de tener cabida válida, al menos, a nivel comercial.

REFERENCIAS:

  • El testamento del doctor Caligari. LINK.
  • Los falsos Chaplin. LINK.
  • Urbatorium. LINK.
Síguenos y comenta!!!

Los cómicos tienen tendencia a conductas o rasgos psicóticos. Que vaya una novedad.

Vía: Reuters y a partir de un tweet de La Risistencia.

En la foto: Iggy Rubin poniendo cara de puto loco en la ya famosa intervención de La Resistencia de Movistar. Lo digo así bajito, por si también me retiran el post.

Tener una estructura de personalidad inusual podría ser el secreto para hacer reír a otras personas, dijeron los científicos el jueves después de que una investigación mostró que los comediantes tienen altos niveles de rasgos de personalidad psicóticos.

En un estudio en el British Journal of Psychiatry, los investigadores analizaron a comediantes de Australia, Gran Bretaña y los Estados Unidos y encontraron que obtuvieron puntuaciones significativamente más altas en cuatro tipos de características psicóticas en comparación con un grupo de control de personas que tenían trabajos no creativos. No tenemos datos de España, pero como servidor ya lleva un par de años rodando por circuitos locales y nacionales, creo que podemos aplicarlo con la misma

Los rasgos incluían una tendencia hacia el comportamiento impulsivo o antisocial y una tendencia a evitar la intimidad.

“Los elementos creativos necesarios para producir humor son sorprendentemente similares a los que caracterizan el estilo cognitivo de las personas con psicosis, tanto la esquizofrenia como el trastorno bipolar”, dijo Gordon Claridge, del departamento de psicología experimental de la Universidad de Oxford, quien dirigió el estudio.

Si bien los rasgos en cuestión se conocen como “psicóticos”, dijo Claridge, también pueden representar equivalentes saludables de características como el estado de ánimo, la introversión social y la tendencia al pensamiento lateral.

“Aunque la psicosis esquizofrénica en sí misma puede ser perjudicial para el humor, en su forma menor puede aumentar la capacidad de las personas para asociar cosas extrañas o inusuales o para pensar” fuera de la caja “, dijo.

“Igualmente, el pensamiento maníaco, que es común en personas con trastorno bipolar, puede ayudar a las personas a combinar ideas para formar conexiones nuevas, originales y humorísticas”.

¿Qué cómicos españoles te vienen a la cabeza? A mi unos cuantos.

Los investigadores reclutaron a 523 comediantes, 404 hombres y 119 mujeres, y les pidieron que completaran un cuestionario en línea diseñado para medir los rasgos psicóticos en personas sanas.

Los rasgos calificados fueron “experiencias inusuales”, como la creencia en la telepatía y los eventos paranormales, la “desorganización cognitiva”, como la dificultad para enfocar los pensamientos, la “anhedonia introvertida”: capacidad reducida para sentir placer social y físico, y “no conformidad impulsiva” , o tendencia al comportamiento impulsivo, antisocial.

El mismo cuestionario también fue completado por 364 actores, que también están acostumbrados a actuar frente a una audiencia, como grupo de control, y los resultados de los comediantes y actores se compararon entre sí, así como un grupo general de 831 personas que tenía trabajos no creativos.

Los investigadores encontraron que los comediantes puntuaron significativamente más alto en los cuatro tipos de rasgos de personalidad psicóticos en comparación con el grupo general. Los investigadores señalaron que los más notables fueron sus altos puntajes por falta de conformidad impulsiva y rasgos de personalidad introvertidos.

Los actores obtuvieron calificaciones más altas que el grupo general en tres tipos, pero no mostraron altos niveles de rasgos de personalidad introvertidos.

Me he permitido acudir al pdf del estudio científico completo (tienes un link abajo) y poneros la captura de los datos estadísticos. Os explico un poco: Tenemos tres grupos de studio (comediantes, actores y gente de a pie) a los que se le han propuesto 4 tipos de tests sobre animadversión a la intimidad, experiencias paranormales, desorganización cognitiva y conductas impulsivas. Como veis, los marcadores en todos y cada uno de los casos son bastante significativos, especialmente en el de conductas impulsivas.

Enlace al paper completo: LINK AQUÍ.

Síguenos y comenta!!!

¿Quién crees que fue el primer monologuista de España?

Alguna vez hemos hablado de ciertos precedentes de la comedia stand-up en España e incluso como puntualmente surgían algunas “Rara Avis” entre dúos cómicos de sketches o chisteros. También sabemos que el formato stand-up nació con un primo rico (El Club de la Comedia) y uno pobre (Nuevos Cómicos) de formas muy diferentes, pero con un mismo objetivo y que, tal vez, existe un punto generacional de la comedia en España muy marcado por los “chanantes”. Sin embargo, ya aparte de algunos pioneros como Alfredo Díaz, hemos encontrado una serie de auténticos adelantados a su tiempo, algunos mucho más conocidos y obvios que otros, y que procedemos a enumerar en este post:

JOAN CAPRI:

Pues realmente lo descubrí anoche mismo viendo “Cambiando de tercio” con Miguel iríbar y Dani Mateo y como este último lo cita muy por encima. Un completo desconocido para muchos, pero que es un auténtico referente en Cataluña, no tan sólo a nivel monologuístico, sino en obras de teatro más convencional y otros formatos de humor, dando pie incluso a tesis doctorales (LINK). Fallecido en el año 2000 y homenajeado en multitud de ocasiones, destaca por haber realizado una serie de monólogos (recogidos y publicados en CD por la SGAE) en los que trata temas diversos pero exponiendo un punto de vista personal e irónico sobre los mismos, algo que tardó muchos, muchos años en ser habitual por aquí.

Existe un libro biográfico sobre le mismo que nos haremos con él en breve (LINK AQUÍ). Todo un hallazo y curiosidad por explotar.

ALFREDO DÍAZ:

Alfredo Díaz es el viejo-nuevo cómico por excelencia. Más conocido por sus trabajos de guión (hasta aquella película donde se metían a los concursantes de GH1 en una experiencia ovni) o incluso por el asesoramiento a Pedro Sánchez (LINK), la primera vez que supe de Alfredo fue a mitad de los 90 como colaborador de “La Jungla”, el morning show que durante años presentó con gran éxito José Antonio Abellán en Cadena 100. Díaz llamó la atención a productores del Club de la Comedia porque era prácticamente el único en salas de fiestas de Madrid que hace 20 años realizaba monólogos stand-up, seguramente influenciado por ser fanático precisamente de la comedia americana.

MONCHO BORRAJO:

Moncho Borrajo os sonará a cómico bastante añejo, pero todavía sigue en activo a sus casi 70 años. Lo más curioso de este personaje (en el buen sentido de la palabra) es que sus actuaciones, o galas como se diría en la época, combinaban elementos de la revista clásica española más casposa (y desfasada actualmente) con otros que, al menos aquí, se podían considerar innovadores: Desde bloques de texto relativamente largos en los que contaba una historia hasta elementos de improvisación, especialmente musicales o de lo que ahora llamamos crowdwork.

 

 

Síguenos y comenta!!!

Monólogos CasiMartianos.

Casi en la zona en la Ruta Martiana, casi con pinchos y cañas y con monologuistas casi buenos. Así son los Monólogos CasiMartianos, una propuesta del Bar Sa Cussa Grassa de la Calle Travesía d’en Ballester, al lado de la mítica Plaza de la Cuartera.

En el mismo iremos desfilando diferentes cómicos locales cada viernes antes de la cena, a eso de las 20.30 y hasta las 21.30 aproximadamente, hora en la que podrás cenar en el mismo local.

Los shows son con entrada libre y pago de taquilla inversa. Es decir, pagas lo que creas que ha valido el show al acabar el mismo.

Próximas fechas:

05 abril: Juma Fernández, Tolo Sansó y Santi Liébana.

12 abril: Juma Fernández, Tolo Sansó y Santi Liébana.

Puedes ver más sobre Sa Cussa Grassa (platos, carta y local) en ESTE ENLACE a su página de Facebook.

Si quieres reservar para este próximo viernes o cualquiera, rellena el siguiente formulario:

Síguenos y comenta!!!